POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

El Internet es un derecho humano

“Asegurar el acceso universal del internet debe ser una prioridad de todos”.

Tecnología CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
internet-derecho-humano-onu
Foto:tek

POSDATA Digital Press | Argentina

Un 1 de julio de 2016, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución para “la promoción y disfrute de los derechos humanos en Internet”, sin embargo, la situación actual deja ver que no todos tienen acceso a este servicio tan indispensable.

“Internet es uno de los instrumentos más poderosos del siglo XXI para aumentar la transparencia en la conducta de los poderosos, el acceso a la información y para facilitar la participación activa de los ciudadanos en la construcción de sociedades democráticas”.


En el documento presentado por la Organización de Naciones Unidas, instó a los gobiernos de todo el mundo a garantizar el acceso a Internet, considerado como un derecho básico para la humanidad, asimismo, la organización condenó a aquellos países que bloquean o incluso comercializan el acceso a este servicio.

“Asegurar el acceso universal del internet debe ser una prioridad de todos”.

¿Qué implica que Internet sea considerado un derecho humano?
Como todos los derechos humanos, Internet debería ser un servicio básico, gratuito, al que todos deberían tener acceso. Asimismo, la declaración de la ONU estableció que “los mismos derechos que tienen las personas offline, deberán tenerlos online”, haciendo alusión a la libertad de expresión.

Además, la declaración destacó que el Estado debería garantizar “la libertad y seguridad en Internet”, reconocer la importancia de la privacidad online, así como “promover la educación de mujeres y niñas en el ámbito tecnológico”.

Sin duda grandes premisas que resaltan la importancia de contar con acceso a Internet debido al gran “potencial para acelerar el progreso humano”. Dejando de ser un servicio o un lujo para convertirse en una necesidad.

No obstante, estas premisas actualmente no se cumplen del todo.

¿En la actualidad: se cumple la premisa establecida por la ONU?
Si bien, actualmente el acceso a Internet ha incrementado a pasos agigantados, manteniendo interconectados a millones de personas en todo el mundo, este no se sostiene realmente bajo el principio de ser libre y gratuito para todos, sino bajo un bien de lujo explotable.

De hecho, muchas organizaciones y activistas como Phys Org, citan estudios donde señalan que el acceso a Internet es un derecho humano que debe proporcionarse de forma gratuita a quienes no puedan pagarlo. No obstante, mucho países y organizaciones manejan el ancho de banda como un bien realmente costoso que no todos pueden pagar.

En el estudio, el Dr. Merten Reglitz, profesor de ética global en la Universidad de Birmingham explica brevemente que:

“El acceso a Internet no es simplemente un lujo para quienes pueden permitírselo”.

“En cambio, es altamente propicio para una multitud de intereses y derechos humanos cruciales. El acceso a Internet es una forma única y efectiva de cabildear y responsabilizar a los actores globales como las instituciones de gobernanza global y las corporaciones multinacionales”.

¿Qué implica que Internet sea considerado un derecho humano?
Como todos los derechos humanos, Internet debería ser un servicio básico, gratuito, al que todos deberían tener acceso. Asimismo, la declaración de la ONU estableció que “los mismos derechos que tienen las personas offline, deberán tenerlos online”, haciendo alusión a la libertad de expresión.

Además, la declaración destacó que el Estado debería garantizar “la libertad y seguridad en Internet”, reconocer la importancia de la privacidad online, así como “promover la educación de mujeres y niñas en el ámbito tecnológico”.

Sin duda grandes premisas que resaltan la importancia de contar con acceso a Internet debido al gran “potencial para acelerar el progreso humano”. Dejando de ser un servicio o un lujo para convertirse en una necesidad.

No obstante, estas premisas actualmente no se cumplen del todo.

¿En la actualidad: se cumple la premisa establecida por la ONU?
Si bien, actualmente el acceso a Internet ha incrementado a pasos agigantados, manteniendo interconectados a millones de personas en todo el mundo, este no se sostiene realmente bajo el principio de ser libre y gratuito para todos, sino bajo un bien de lujo explotable.

De hecho, muchas organizaciones y activistas como Phys Org, citan estudios donde señalan que el acceso a Internet es un derecho humano que debe proporcionarse de forma gratuita a quienes no puedan pagarlo. No obstante, mucho países y organizaciones manejan el ancho de banda como un bien realmente costoso que no todos pueden pagar.

En el estudio, el Dr. Merten Reglitz, profesor de ética global en la Universidad de Birmingham explica brevemente que:

“El acceso a Internet no es simplemente un lujo para quienes pueden permitírselo”.

“En cambio, es altamente propicio para una multitud de intereses y derechos humanos cruciales. El acceso a Internet es una forma única y efectiva de cabildear y responsabilizar a los actores globales como las instituciones de gobernanza global y las corporaciones multinacionales”.

Pero eso no es todo, porque aunque pudiese esperarse que esta cifra corresponde a países con poca accesibilidad y accesibilidad, no es así, ya que solo en Estados Unidos unos 25 millones de estadounidenses carecen de acceso a banda ancha, según cifras de la FCC.

Efectos de la no conexión a Internet en países en desarrollo
Además de contar con un servicio costoso, algunos países no cuentan con una conexión a Internet estable, dejándolos prácticamente en el olvido. De esta forma, se quedan al margen de la información actualizada y de una amplia ventana de investigación.

De esta forma, los países en desarrollo no solo pierden el acceso a estar conectados, sino que también están perdiendo acceso a un servicio clave para la protección de derechos humanos, como señalan investigaciones recientes.

“Sin ese acceso, muchas personas carecen de una manera significativa de influir y responsabilizar a los responsables e instituciones supranacionales de reglas. Estas personas simplemente no tienen voz en la formulación de las reglas que deben obedecer y que dan forma a sus oportunidades de vida”, dijo el Dr. Reglitz en su estudio.

A través de Internet grupos activistas, defensores, políticos, fundaciones sin fines de lucro, hacen vida en diferentes redes sociales y envían su mensaje alrededor del mundo. Siendo una forma de levantar la voz aunque sea a través de la red.

Ya lo vimos recientemente con el movimiento #BlackLivesMatter  las protestas contra el racismo tras el brutal asesinato de un ciudadano afroamericano de Estados Unidos, el video de un policía que mantenía su rodilla en el cuello de George Floyd dejándolo sin respirar, se hizo viral, la muerte y el brutal hecho causó indignación en todo el mundo.

Desatando una reacción no solo en Estados Unidos, sino a nivel mundial, donde desde artistas, hasta mandatarios emitieran un mensaje. Sin duda, la conexión a Internet fue crucial para determinar el alcance de esta noticia, permitiendo que muchas personas algunas víctimas de racismo y otras que no, levantaron su voz en todo el mundo.

Fuente: crispy

Te puede interesar

Lo más visto

Modo avión-posdata digital Press

Modo avión: programa de radio

PROGRAMA DE RADIO.-Nuevas vías de contacto para ver y escuchar a Eduardo Servente, columnista de opinión en Posdata Digital Press.`

Boletín de noticias