POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Dicen que dijo:"Muero contento..."

La historia de los héroes del Padre de la Patria.

De mí hacia ustedes María  Cecilia Marsili
0005542987
Batalla de San Lorenzo, Campo de la Gloria. Foto:La Capital



POSDATA Digital Press | Argentina

Foto-Cecilia
Por María  Cecilia Marsili | Por María Cecilia Marsili | Narradora Oral | Escritora
Pta: Presidenta de la Asociación Civil
Compartiendo Miastenia Gravis



El legendario soldado granadero Juan Bautista Cabral, a quién los dibujantes de la historia oficial ascendieron,  post mortem, a sargento, era un zambo hijo del indígena guaraní José Jacinto Cabral que llevaba el apellido de su amo como era costumbre y de la esclava de origen africano Carmen Robledo. Ambos estaban al servicio del estanciero Don Luis Cabral en el municipio de Salada, localidad de Corrientes.

Se incorporó al Ejército de las Provincias Unidas (más tarde Ejército Nacional).

Siendo muy buen jinete, fue incorporado deros a Caballo del regimiento que estaba aprestando, el entonces, Coronel Don José de San Martín en los campos de El Retiro en Buenos Aires.

Al año siguiente (1813) tuvo su bautismo de fuego en el Combate de San Lorenzo

cabral 1

San Martín se encontraba caído bajo su caballo muerto por la metralla y frente a un soldado realista que resueltamente avanzaba dispuesto a darle muerte con su bayoneta, Cabral y Bautista Baigorria acudían en defensa de su jefe, Baigorria logró tender al realista; Cabral levantando a San Martín, y herido mortalmente, rechazó a sus compañeros que pretendieron sacarle de aquel peligroso foco de lucha diciéndoles: “¡Déjenme! ¿Qué importa mi vida si hemos triunfado?”, ofreciendo así su vida por la de su jefe.
Aquella noche fue el “santo y seña”: “Cabral, mártir de San Lorenzo”. Cabral fue sepultado próximo al pino histórico. El gobierno de Buenos Aires, por decreto del 6 de marzo de ese mismo año dispuso que se fijase en el cuartel de los granaderos “un monumento que perpetúe  la excelencia del bravo granadero Juan Bautista Cabral en la memoria de sus camaradas”.

 San Martín con su Regimiento, en cumplimiento a la resolución recordada, mandó colocar en la parte exterior y sobre la gran puerta de entrada al cuartel del Retiro, un tablero en forma oval con la siguiente inscripción: “al soldado / Juan Bautista Cabral / muerto en la acción de San Lorenzo / 3 de febrero de / 1813”. En la orla: “Sus compañeros le tributan esta memoria”. La inscripción se conservó hasta 1824, en que se disolvió el regimiento.
Arturo Capdevila refiere el hecho de la siguiente manera: “El corcel del jefe cae muerto, una bayoneta enemiga le busca el pecho al coronel. Mas el que la esgrimía y la bayoneta ruedan por tierra al filo de un noble criollo y es el instante de Cabral para librar al jefe del peso del caballo muerto que le oprime. El combate cobra nuevo ímpetu. En otra carga de los hombres de San Martín la marinería enemiga se vuelve como hojarasca en el viento según se deshacen sus filas y se dispersan todos. Se acabó el lance. El Paraná que era un río es ahora una espada. Una espada que era patria argentina que está surgiendo para muy altos y bellos destinos. Al vuelo de esa espada los vencidos parecen espectros, los vencedores figuras inmortales de bronce. La campana del convento echada vuelo, repica y canta”.

“Desde aquella época arranca una tradición que se cumple escrupulosamente hasta el día de hoy. Es la que ordenó el mismo Libertador: todos los días en la formación de la tarde, Cabral debía ser llamado en la lista del primer escuadrón. El sargento más antiguo responde entonces: ‘Murió en el campo del honor, pero vive en nuestros corazones. Viva la Patria Granaderos!’. Durante más de 180 años el rito se viene acatando con idéntica emoción y el grito sigue resonando en los cuarteles de la avenida Luis María Campos”.

Juan Bautista Cabral era un granadero sin rango. La posteridad lo ha ascendido a Sargento en un acto justiciero y espontáneo. Fue inhumado con sus otros trece compañeros de gloria, junto al muro sur del cementerio del Convento.


Bibliografía: iese.edu.org.ar
   Historia de Raffo

Te puede interesar

Boletín de noticias