Who cares

La columna de Eduardo Por
En la década de los ’60 se produjo la última gran revolución social en el mundo. Se cambiaron los paradigmas y de alguna manera se rompió el orden establecido.

bEATLESFoto:Abbey Road

Posdata Digital | Argentina

Eduardo ServentePor Eduardo Servente | Ingeniero Civil

El reciente recital de Paul McCartney en nuestra ciudad me motivó a escribir mis pensamientos sobre la música popular desde mediados del siglo pasado.

Aclaro antes que nada que no soy crítico musical ni tampoco estudié música. Escribo lo siguiente con el pleno convencimiento de haberlo vivido y haber sido parte de esta época.

Considero no estar errado diciendo que en la década de los ’60 se produjo la última gran revolución social en el mundo. Se cambiaron los paradigmas y de alguna manera se rompió el orden establecido.

Eso que fue lo que llamo coloquialmente como la “revolución hippie” influyó en nuestra vida cotidiana como en todas las formas de expresión incluyendo las artes y por lo tanto incluyendo la música. Esos jóvenes que cambiaron el mundo eran los “hijos de la segunda guerra”, es decir fue la generación que en su mayoría nació durante el terrible conflicto bélico mundial. Por ese tema se podrán explayar en tratados de psicología, pero estoy convencido que  seguramente influyó en la sociedad de esos tiempos.

Y así fue que también cambiaron la música. Sin duda todo ese cambio que comienza en la música de los ’60 fue liderado por The Beatles y secundado por infinidad de músicos y bandas que nos nutrieron con su creatividad.

Pueden haber sido los mejores, o no, pero ellos fueron de alguna manera los iniciadores y supieron abrir el camino a distintos estilos. Al rock más pesado de The Who o Led Zeppelin, el rock electrónico de Black Sabbath, o el rock sinfónico de Moody Blues o Jethro Tull.

La música tomó un rumbo distinto al que también se subieron muchos más. Queen respaldado por una voz extraordinaria, los Rolling Stones poniendo ritmo en las fiestas, solistas y bandas que marcaron camino.

The Beatles tenía especialmente en su dúo principal una inspiración creadora única e irrepetible. Lennon y McCartney fueron sin duda los principales compositores de la música moderna, bien en conjunto como de manera individual; tanto musicalmente como sus letras han marcado tendencia y es difícil encontrar algo superador.

Musicalmente han mostrado, especialmente Paul McCartney una variedad y capacidad para componer inigualable. Y con respecto a sus letras, además de todas las poesías de amor, el sentimiento humano más puro, han escrito muchas canciones comprometidas social y políticamente mostrando una posición firme de liderazgo desde esos ’60 que cambiaron al mundo hasta hoy.

Ese compromiso social quizás pueda estar emparejado con el mostrado por artistas como Bob Dylan o Paul Simon, aunque a veces mal entendido. Solo a modo de ejemplo y para citar alguna pocas, podemos recordar a “Nowhere man” hablando del mundo estrecho que vive la clase media, o bien “Blackbird” un verdadero himno en defensa de la población afro americana en plena época de discriminación en los ’60, ni hablar de “Revolution” yendo contra el orden establecido y contra el comunismo, defendiendo la verdadera revolución de esa época, por supuesto “Imagine” soñando por un mundo mejor, o “Give Ireland back to the irish” enfrentando al gobierno británico, con “Ebony and ivory” cantándole a la igualdad de razas, “Freedom” contra el terrorismo, “Spinning on an axis” ridiculizando a la humanidad que siempre se repite, o bien “Who cares?” que con un pegadizo rock and roll se expresa fuertemente contra el bullying.

Ejemplos hay muchos, no son solo tonadas livianitas, por algo son lo que son en la historia de la música.

Fueron y son reconocidos públicamente por muchos de sus colegas como Pete Townshend, Robert Plant, Donovan, Bob Geldoff, David Gilmour, y hasta el mismo Elton John quien al presentarlo en un concierto expresó: “tengo el honor de presentar a la persona de quien todos hemos aprendido y seguimos aprendiendo, Mr. Paul McCartney”.

Es interesante analizar que en la enorme producción de música moderna en idioma inglés, que en esto transciende fronteras, se nota a partir de esos ’60 una apabullante preponderancia de músico ingleses sobre los americanos; no hablo de cantidad, sino de calidad que perdura en el tiempo. Quizás responda a una tradición cultural más profunda, no lo sé y probablemente sea algo interesante para estudiar sociológicamente.

Es muy posible que no sea importante lo que digo, o pueden no estar de acuerdo…, “who cares?” Para mí es así como fue y es importante, “I do”.

 

Te puede interesar