El desierto de Arava aloja evidencia de un reino bíblico

El origen del mundo aun sigue siendo un misterio. Muchos creen en la versión bíblica, mientras que otros creen más en la teoría de la evolución planteada por la ciencia.

desierto-AravaDesierto de Arava. Foto:tekcrispy.

Posdata Digital Press | Argentina

El origen del mundo aun sigue siendo un misterio. Muchos creen en la versión bíblica, mientras que otros creen más en la teoría de la evolución planteada por la ciencia. Sin embargo, aun hay muchos puntos que aclarar en la historia.

La historia acepta la existencia de Cristo, e incluso la cronología de los años de la vida humana se han dividido en antes y después de su aparición. Sin embargo, esto no es suficiente para creer todas las historia que aparecen en la Biblia, el libro de los cristianos.

Por ejemplo, en un versículo del Génesis, el primer libro de esa colección, se describe un reino en Edom en el siglo X antes de Cristo (a.C.): “los reyes que reinaron en Edom antes de que cualquier rey israelita reinara“. Pero hasta ahora, las investigaciones arqueológicas no habían logrado enlazar esta cita con la historia.

Pues bien, parece que el escenario ha cambiado. Un nuevo estudio publicado en la revista PLOS ONE revela que, en efecto, existió el reino de Edom en dicha época, y que se asentó en el desierto Arava en el actual Israel y Jordania durante los siglos XII y XI a. C.

Edom tenía una “red de alta tecnología” de cobre
Un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv liderado por el profesor Erez Ben-Yosef del Departamento de Arqueología y Culturas del Cercano Oriente Antiguo y el profesor Tom Levy de la Universidad de California, San Diego se encargó de analizar una varieda de hallazgos encontrados en antiguas minas de cobre en Jordania (Faynan) e Israel (Timna).

211746_webSe excavaron más de 6 metros de desechos de producción de cobre en Khirbat en-Nahas, Jordania, gracias a lo cual se obtuvieron muchos materiales que sirvieron para reconstruir la historia de Edom. Fuente: T. Levy / American Friends of Tel Aviv University (AFTAU)

El objetivo era reconstruir la evolución de la industria manufacturera de cobre a lo largo de 500 años de historia, desde el comienzo del primer milenio antes de Cristo (1300- 800 a.C.). y utilizando la evolución tecnológica como referencia para conocer el contexto social, pudieron identificar y caracterizar el surgimiento del reino bíblico de Edom.

El cobre se ha utilizado desde la antigüedad para la fabricación de herramientas y armas, por lo que no es de extrañar que fuera uno de los recursos más valiosos en el antiguo Cercano Oriente. Otro punto a destacar es que la producción de cobre es un proceso complejo que requiere de diferentes etapas y niveles de experiencia, lo que aumenta aun más su valor.

Los análisis revelaron una “red de alta tecnología” de cobre dentro de una sociedad muy próspera. Por ejemplo, al estudiar la escoria de cobre, el producto de desecho resultante de la extracción de cobre por fundición, se observó una reducción considerable a lo largo del tiempo, lo cual da a entender que la producción fue manipulada para que fuera más eficiente.

Según los investigadores, esto se debe a las invasiones egipcias en Edom, la cual no tuvo una naturaleza destructiva, sino que en su lugar, estimuló el desarrollo tecnológico del reino por medio de una producción y comercialización de cobre mucho más eficiente.

“Demostramos una repentina estandarización de la escoria en la segunda mitad del siglo X a.C., desde los sitios de Faynan en Jordania hasta los sitios de Timna en Israel, un área extensa de unos 2.000 kilómetros cuadrados, que ocurrió justo cuando los egipcios entraron en la región. La eficiencia de la industria del cobre en la región estaba aumentando. Los edomitas desarrollaron protocolos de trabajo precisos que les permitieron producir una gran cantidad de cobre con un mínimo de energía”.
Egipto estaba interesado en el cobre
Ahora bien, cuando se habla de Egipto en la biblia suele pensarse en un imperio poderoso, pero lo cierto es que en ese momento en realidad era un reinado débil. A pesar de ello, pudo ejercer influencia sobre Edom, sin embargo, no llegó a controlar su industria del cobre, de la cual era un cliente fijo.

“Como consumidor de cobre importado, Egipto tenía un interés personal en racionalizar la industria. Parece que, a través de sus lazos a larga distancia, fueron un catalizador de innovaciones tecnológicas en toda la región. Por ejemplo, el camello apareció por primera vez en la región inmediatamente después de la llegada de Shoshenq I”.
Con todo lo dicho hasta ahora, el profesor Ben-Yosef concluye que los relatos bíblicos sobre Edom son verídicos y que en realidad este reino existió. Estos hallazgos contradicen la opinión de muchos arqueólogos que plantean que el desierto Arava estaba poblado por diferentes tribus. En realidad, se trataba de una “floreciente industria del cobre”, atribuida a un sistema político centralizado y con un alto respeto de las jerarquías, que se ajusta más a la descripción bíblica del pueblo edomita.

Fuente:tekcrispy

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar