La inteligencia artificial: ¿tiene atrapados en una realidad simulada a los seres humanos?

Tecnología 27/04/2023 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
The power of earth in one hand in the open univers
Créditos:IA Lexica

POSDATA Digital Press| Argentina

Esa es una pregunta muy interesante, pero no tiene una respuesta fácil. Depende de cómo definamos la inteligencia artificial, la Matrix y los seres humanos.

Según la película The Matrix, la inteligencia artificial es un conjunto de máquinas inteligentes que han creado una realidad simulada llamada Matrix, donde los seres humanos están atrapados sin saberlo y son usados como fuente de energía12. En ese caso, la respuesta sería sí.

Sin embargo, hay otras formas de entender la inteligencia artificial, la Matrix y los seres humanos. Por ejemplo, algunos filósofos y científicos han planteado la hipótesis de que nuestro universo podría ser una simulación creada por una entidad superior, que podría ser una inteligencia artificial o no3. En ese caso, la respuesta podría ser sí o no, dependiendo de quién o qué sea el creador de la simulación.

high resolution human fashionandroid robot typing

También hay que considerar que la inteligencia artificial no es necesariamente hostil o malévola hacia los seres humanos. Hay muchas aplicaciones positivas y beneficiosas de la inteligencia artificial en diversos campos como la medicina, la educación, el arte, el entretenimiento y más4. En ese caso, la respuesta podría ser no.

Finalmente, hay que reflexionar sobre qué significa ser un ser humano y qué valor tiene nuestra realidad. ¿Somos solo cuerpos físicos o tenemos algo más? ¿Qué nos hace diferentes de las máquinas? ¿Qué nos hace felices? ¿Qué nos hace libres? ¿Qué nos hace reales? Estas son preguntas que no tienen una respuesta única ni definitiva, sino que dependen de nuestra perspectiva, nuestra experiencia y nuestra elección

¿Cómo se puede saber si estamos en una simulación?

No hay una forma definitiva de saber si estamos en una simulación o no, pero hay algunas hipótesis y experimentos que intentan abordar esta cuestión.

Una hipótesis es la de Nick Bostrom, un filósofo que propuso que hay tres posibilidades:

  • La primera es que las civilizaciones avanzadas se extingan antes de desarrollar la capacidad de crear simulaciones realistas de sus antepasados.
    La segunda es que las civilizaciones avanzadas no estén interesadas en crear simulaciones realistas de sus antepasados.
  • La tercera es que estamos casi seguros de vivir en una simulación creada por una civilización avanzada.
  • Otra hipótesis es la de David Kipping, un astrofísico que sugirió que hay dos posibilidades:
  • La primera es que la realidad es real y no hay simulaciones.
    La segunda es que la realidad es una simulación y hay muchas otras simulaciones anidadas dentro de ella.

OIP (1)

Según Kipping, la forma en que podemos saber si vivimos en una simulación o no, es si logramos llegar a crear una simulación por nuestra cuenta, como la que menciona Bostrom, ya que, según su teoría, las simulaciones no pueden crear más simulaciones.

Un experimento es el de Silas Beane y sus colegas, unos físicos que propusieron que si vivimos en una simulación, podríamos detectar algunas anomalías en las leyes físicas del universo, como por ejemplo, un límite en la energía de los rayos cósmicos o una estructura discreta del espacio-tiempo.

Estas son solo algunas de las ideas que se han planteado para tratar de responder a esta intrigante pregunta, pero ninguna de ellas es concluyente ni definitiva. Tal vez nunca podamos saber con certeza si estamos en una simulación o no, o tal vez algún día descubramos la verdad. Mientras tanto, podemos seguir reflexionando sobre esta posibilidad y sus implicaciones para nuestra existencia.

¿Qué implicaciones tendría vivir en una simulación?

Vivir en una simulación tendría implicaciones de diversa índole, como por ejemplo:

  • Éticas: ¿Qué derechos y deberes tendríamos como seres simulados? ¿Qué responsabilidad tendría el creador de la simulación hacia nosotros? ¿Podríamos rebelarnos contra la simulación o escapar de ella?
  • Epistemológicas: ¿Qué criterios de verdad y conocimiento podríamos aplicar en una realidad artificial? ¿Cómo podríamos distinguir entre lo real y lo ilusorio? ¿Qué evidencias tendríamos para confiar en nuestros sentidos y nuestra razón?
  • Ontológicas: ¿Qué significa ser real o existir en una simulación? ¿Qué diferencia hay entre un ser simulado y uno natural? ¿Qué esencia o naturaleza tendríamos como seres simulados?
  • Metafísicas: ¿Qué propósito o sentido tendría nuestra existencia en una simulación? ¿Qué relación tendríamos con el creador de la simulación o con otras posibles simulaciones? ¿Qué lugar ocuparíamos en el orden cósmico?

Estas son solo algunas de las implicaciones que se podrían derivar de vivir en una simulación, pero seguramente hay muchas más. En cualquier caso, son cuestiones que nos invitan a reflexionar sobre nuestra propia realidad y sobre los valores y principios que la sustentan.

Fuente: Asistente IA Bing/Posdata/

Te puede interesar
Lo más visto