POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Estos antiguos recipientes con boquillas resultaron ser biberones prehistóricos

Según Nature, los recipientes de arcilla con boquillas, que se encuentran periódicamente en entierros antiguos, se utilizaron para alimentar a los niños pequeños con leche.

ARQUEOLOGÍA CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
biberones
Biberones hechos al final de la Edad del Bronce (1200-800 a. C.). Katharina Rebay-Salisbury

Posdata Digital Press | Argentina

Según Nature, los recipientes de arcilla con boquillas, que se encuentran periódicamente en entierros antiguos, se utilizaron para alimentar a los niños pequeños con leche. Los arqueólogos encontraron restos de grasas, que forman parte de la leche de los rumiantes: vacas, cabras y ovejas, en las paredes de varias de esas botellas.
Un cambio de dieta
La transición de los pueblos antiguos de un estilo de vida nómada a uno establecido permitió reducir el período de lactancia. Esto probablemente se debió a la invención de la agricultura y la posterior aparición de leche de animales domésticos y productos hechos de cereales en la dieta de las personas antiguas.
Los estudios muestran que las personas que vivieron en el Neolítico y la Edad del Hierro en Europa Central comenzaron a dar alimentos complementarios a los bebés a la edad de seis meses y finalmente los destetaron a la edad de dos o tres años.
Los vasos de arcilla, que pueden haber sido utilizados para alimentar a los bebés, aparecieron por primera vez en el Neolítico europeo. El mayor de ellos, de entre 7,5 y 6,8 mil años, se encontró en el este de Alemania. Se diferenciaban entre sí en forma y tamaño, y algunos se hicieron en forma de animales, pero todos estos recipientes tenían un pico para beber.
Al final de la Edad del Cobre y al comienzo de la Edad del Hierro en Europa Central, tales recipientes comenzaron a fabricarse con más frecuencia, y los arqueólogos encontraron recipientes con boquillas en los entierros, incluidos los de los niños. Esto probablemente indica que fueron utilizados para alimentar a niños pequeños.

Analizando rastros
Hasta ahora, sin embargo, nadie ha estudiado las huellas orgánicas que quedaron en las paredes de dichos recipientes. Por primera vez, investigadores de Alemania, Austria y el Reino Unido dirigidos por el profesor Richard Evershed de la Universidad de Bristol, lograron esto.
Los investigadores examinaron el contenido de tres recipientes encontrados en entierros infantiles en Baviera. Uno de ellos fue encontrado en el entierro de un niño de uno a dos años, que murió al final de la Edad del Bronce (en 1200-800 a. C.). Los otros dos recipientes (se hicieron al comienzo de la Edad del Hierro, 800-450 aC) fueron encontrados en las tumbas de un bebé de un año y un niño menor de seis años.
Los científicos analizaron los residuos orgánicos acumulados en las paredes de tres vasos mediante cromatografía-espectrometría de masas. En todos los residuos, encontraron ácidos grasos que se encuentran en la leche de rumiantes (vacas, cabras y ovejas).

Los científicos también determinaron en los residuos la proporción de isótopos de carbono estables (δ13C), que es diferente para diferentes ácidos grasos. Los resultados de este análisis también mostraron que se utilizaron dos recipientes para leche y productos lácteos de rumiantes, y el tercero encontró trazas de otras grasas, posiblemente de cerdo o leche humana.

Biberones prehistóricos
Los resultados indican que la gente antigua probablemente usó estos vasos para alimentar a los niños pequeños con leche de rumiantes, ya sea como alimentos complementarios o en lugar de leche humana.
Al evaluar dicha dieta, los científicos concluyen que los alimentos complementarios, por un lado, podrían proporcionar al niño nutrientes adicionales y, por otro, los bebés podrían absorberlo de manera deficiente. Por ejemplo, en la leche de vaca hay muchos más ácidos grasos saturados que forman grandes coágulos de grasa que los niños no pueden digerir. Además, la leche no pasteurizadaprobablemente fue una fuente de patógenos zoonóticos.
Hace unos años, los científicos descubrieron que los oligosacáridos en la leche materna tienen propiedades antibacterianas: en particular, limitan la formación de películas en algunos tipos de estreptococos y que la flora intestinal de la propia madre desempeña un rol crítico en el riesgo de autismo en los hijos. 

Fuente:nmas1.org

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias