POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Los íberos incluían cabezas cortadas de mujeres entre sus trofeos

Una investigación pone en duda la teoría clásica que proponía que los cráneos de Puig Castellar eran de guerreros vencidos en batalla.

ARQUEOLOGÍA CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales

img_druiz_20200420-152033_imagenes_lv_otras_fuentes_crani-kICE-U486323362008qE-992x558@LaVanguardia-Los íberos también cortaron cabezas de mujeres para convertirlas en trofeos (Eulàlia Subirà / Trabajos de Prehistoria)

POSDATA Digital Press | Argentina

“Siempre se había dicho que pertenecían a guerreros vencidos en la batalla o personas significadas. Aunque aún no sepamos exactamente cuál era el simbolismo que rodea estas cabezas cortadas, lo que está claro es que también había cráneos de mujeres”, explica a La Vanguardia la investigadora Eulàlia Subirà.

El trabajo de la profesora de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), en colaboración con Carme Rovira, del Museu d’Arqueologia de Catalunya (MAC), ha permitido reescribir algo que se daba por sentado desde hace más de un siglo, cuando el abogado e historiador Ferran de Sagarra y de Císcar descubrió en 1904 un asentamiento íbero fortificado en sus terrenos del Puig Castellar, en Santa Coloma de Gramenet.

En 1904
El abogado e historiador Ferran de Segarra descubrió un asentamiento íbero en sus terrenos del Puig Castellar

Este sitio, conocido popularmente como Turó del Pollo y que estuvo ocupado por los íberos entre los siglos V y II antes de Cristo, era uno de los principales poblados del área layetana (el territorio de la costa de Barcelona entre los ríos Llobregat y Tordera). Desde allí se controlaba una “amplia, fértil y bien comunicada zona que abarcaba la desembocadura del río Besós, el llano barcelonés y partes del Maresme y el Vallés gracias a su posición privilegiada en la Cordillera Litoral”, escriben en un artículo publicado en la revista Trabajos de Prehistória .

Entre los restos, De Sagarra halló algo macabro: un cráneo entero con un clavo de hierro de más de 20 centímetros de largo, otro cráneo agujereado y fragmentos que el historiador asignó a cinco individuos más. Basándose en las fuentes clásicas, los clasificó como trofeos bélicos, evidencias de un ritual guerrero de las poblaciones celtas, que consistía en exponer públicamente cerca de la puerta del poblado, clavadas en una estaca, las cabezas cortadas de los enemigos caídos en la batalla. Argumento que fue apoyado tiempo después por otros arqueólogos europeos.

img_druiz_20200420-152033_imagenes_lv_otras_fuentes_captura_de_pantalla_2020-04-20_a_les_151938-kICEUna de las cabeas de Puig Castellar, con las marcas de preparación del agujero (Eulàlia Subirà / Trabajos de Prehistoria)

“Múltiples culturas han considerado a lo largo del tiempo que la cabeza humana concentra los valores esenciales del individuo. Por ello, desde el Neolítico, se constata una dualidad: las cabezas de ciertas personas destacadas han sido conservadas como reliquias protectoras, mientras que, en ocasiones, a los miembros de otros grupos se les arrebataban como trofeo y quienes las atesoraban en la antigüedad, a menudo creían estar apropiándose también de la energía vital de las víctimas”, asumen las especialistas.

Los últimos hallazgos realizados en 2012 en el poblado íbero d’Ullastret , sin embargo, estaban a punto de cambiar la historia. “Me llamaron por si podía ayudarles con nuevos análisis a estudiar las evidencias en el laboratorio, por si podíamos encontrar otro punto de vista para analizar unos objetos que acababan de salir del campo y que aún estaban envueltos en tierra”, recuerda Subirà.

Nuevos análisis


Los últimos hallazgos realizados en 2012 en el poblado íbero d’Ullastret estaban a punto de cambiar la historia.

Para contextualizar los descubrimientos, pensaron en compararlos con los de Puig Castellar. Y cuando acudieron al MAC, donde están guardados, encontraron “dos cajas cerradas, que nadie había estudiado” y que contenían las piezas descubiertas por Ferran de Sagarra. Cien años después de ser excavadas, ya era hora que alguien las analizara a fondo.

“El estudio antropológico lo tiramos adelante prácticamente sin financiación. Fue un empeño personal de Carme Rovira y mío. Nos pareció muy interesante y por eso continuamos. Buena parte de la investigación que se realiza hoy en día se hace sin becas, haciendo un gran esfuerzo”, apunta la profesora de la UAB a La Vanguardia.

img_druiz_20200420-152033_imagenes_lv_otras_fuentes_captura_de_pantalla_2020-04-20_a_les_151918-kICEFragmentos de distintos cráneos y mandíbulas encontrados en Santa Coloma de Gramenet (Eulàlia Subirà / Trabajos de Prehistoria)

Los resultados sorprendieron a Eulàlia Subirà. Donde se creía que había solo restos de cinco personas había, en realidad, hasta 12 individuos representados. Había dos cráneos enclavados, tres con signos de desollamiento y diversos fragmentos craneales y mandibulares con evidencias de lesiones por arma blanca. “Dos de los cráneos pertenecían a mujeres – una tenía entre 30 y 40 años cuando murió y la otra, entre 17 y 25- y otro correspondía a un joven de sólo 15 años”, indica.

Todas las cabezas fueron manipuladas muy poco tiempo después de morir para poder clavarlas y evitar su rotura. Los íberos las separaron del resto del cuerpo, levantaron el cuero cabelludo, trataron las partes blandas y el hueso, fijaron el cráneo y y lo perforaron, demostrando unos complejos conocimientos anatómicos.

En el MAC


Los restos de Puig Castellar estaban guardados en dos cajas cerradas que nadie había estudiado en profundidad

Una de las hipótesis que barajan las investigadoras es que esos trofeos de la Edad de Hierro podría ser fruto de “razias”, un tipo de ataque rápido, violento y por sorpresa que practicaban entre comunidades íberas para apropiarse de bienes y posiblemente también de personas. “Parece factible que se exhibieran las cabezas de los vencidos de otros poblados, sin distinción de sexo o edad, como muestra de valentía y superioridad sobre los rivales”, escriben.

Al comparar los restos con los de Ullastret se dieron cuenta que, además de que en el asentamiento de Girona no aparecían evidencias de mujeres ni adolescentes, los huesos de Puig Castellar presentaban una mayor prevalencia de una forma leve de osteoporosis en la cavidad de los ojos llamada cribra orbital y que está asociada al déficit nutricional o a algún proceso infeccioso crónico.

Fuente: La Vanguardia

Te puede interesar

 el caso de Warren G. Harding-posdata-digital-press

La extraña muerte de un presidente

CVA Producciones Integrales
Enigmas

En Estados Unidos el caso de Warren G. Harding, la falta de una autopsia y las sospechas que aún hoy perduran. sobre su esposa que lo habría envenenado por infiel.

Boletín de noticias