Desechos humanos podrían usarse para crear fertilizantes

Podrían usarse para crear fertilizantes ricos en nitrógeno.
podrían usarse para crear fertilizantes ricos en nitrógeno
- Foto:tekcrispy

POSDATA Digital Press | Argentina

Cuando hablamos de fluidos humanos, por lo general pensamos solo en desechos, pero esto no necesariamente deba seguir siendo así. Tal parece que ciertas excresiones humanas tienen el potencial de colaborar en la lucha contra la inseguridad alimentaria a nivel mundial.

Recientemente investigadores de la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida de la Universidad de Cornell y la Fuente de Luz Canadiense (CLS) de la Universidad de Saskatchewan demostraron que es posible crear fertilizantes ricos en nitrógeno combinando los componentes sólidos y líquidos presentes en los desechos humanos. Los detalles se publicaron en un artículo en la revista Sustainable Chemistry and Engineering.

Adsorbentes basados en heces humanas
En Nairobi, Kenia, existen inodoros de separación especiales que han ayudado a resolver problemas de saneamiento en los barios más marginales, pero esto no supuso una solución definitiva. Los métodos aplicados para deshacerse de las dos salidas también dejaban que se perdiera un ingrediente clave que necesitaban los campos de la región para producir alimentos: nitrógeno.

Los investigadores de Cornell se preguntaron si sería posible cerrar este flujo de tal forma que se pudiera reciclar en nitrógeno presente en la orina humana, mientras que otros se enfocaron en las heces humanas.

Se habían diseñado adsorbentes, materiales cuyas superficies pueden capturar y retener gases o líquidos, de alta tecnología que incluían nanotubos de carbono o carbón activado para este fin. Pero en esta oportunidad también se planteó la posibilidad de uno de baja tecnología, como por ejemplo, las heces humanas.

“Estábamos interesados ​​en descubrir cómo sacar nitrógeno de las corrientes de desechos líquidos, llevarlo a un material sólido para que tenga una calidad de fertilizante y pueda usarse en esta idea de economía circular”, explicó Johannes Lehmann, autor principal y profesor de ciencias del suelo y los cultivos.

Un biocarbón enriquecido con nitrógeno
Para probar su eficacia, los investigadores calentaron el componente sólido de los desechos humanos a 500 grados Celsius en ausencia de oxígeno, para producir un carbón libre de agentes patógenos llamado biochar, o biocarbón.

Una vez obtenido, manipularon su superficie con dióxido de carbono para que este pudiera absorber el amoniaco proveniente de la orina, un proceso químico que implicó la unión del gas rico en nitrógeno con el biochar. Este proceso se repetiría a fin de enriquecer la biomasa con capas adicionales de nitrógeno, y así obtener finalmente un material sólido rico en nitrógeno, ideal para los cultivos.

Fue así como los investigadores demostraron que es posible usar los desechos humanos como la orina y las heces para crear un fertilizante rico en un ingrediente tan importante como el nitrógeno.

De esta forma, podría aumentarse el potencial agrícola de países en desarrollo, e incluso reducir la contaminación del agua subterránea causada por la escorrentía de nitrógeno. Aunque ciertamente aún hay mucho camino que recorrer para implementarlo.

Fuente:tekcrispy

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Te puede interesar