POSDATA Digital Press POSDATA Digital Press

Antibiomanía: el efecto antibiótico que te permite “escuchar” a Dios

Sociedad 05/02/2022 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales

POSDATA Digital Press | Argentina

La llegada de los antibióticos supuso un cambio en nuestro estilo de vida y en la manera en la que combatíamos las enfermedades virales. Sin embargo, también nos ha condenado a vivir en un mundo muy diferente, en donde las alucinaciones a causa de los medicamentos están a la orden del día. 

Un claro ejemplo de esto es el caso de un hombre de 50 años que comenzó a experimentar cambios de humor repentinos; gracias a los cuales pudo estar en contacto con Dios y escucharle decir que le había encomendado una “misión especial”.

Las alucinaciones creadas por antibióticos existen

Los médicos determinaron que el hombre estaba sufriendo un tipo de psicosis particular, conocida como “antibiomanía”, la cual desde hace año es considerada un efecto secundario del tratamiento excesivo con antibióticos.

A pesar de los pocos casos conocidos de alucinaciones a causa de esta manía, se conocen muchos datos acerca de su naturaleza. Por ejemplo, está relacionada a la claritromicina, uno de los antibióticos médicos más utilizados en el mundo, para tratar infecciones como la bronquitis o la neumonía. Al igual que a otros componentes bacterianos como la ciprofloxacina y la ofloxacina.

Asimismo, es un tipo de manía resistente a los agentes antimanías utilizados para detener los efectos antibióticos. Por tal motivo, el mejor tratamiento para la antibiomania suele ser esperar a que los efectos de irritabilidad y anorexia nerviosa desaparezcan por sí solos. 

¿Cómo afectan los antibióticos a nuestro cerebro?

Si bien el mecanismo exacto de interacción entre los antibióticos y el sistema nervioso sigue sin conocerse, el equipo de Ginebra cree que estas sustancias actúan como una “barrera cerebral”. En otras palabras, bloquean el paso de neurotransmisores gabaérgicos en las neuronas, lo que ocasiona que estas sean incapaces de liberar energía.

Como resultado, las personas en medio de un episodio de manía experimentan una distorción de la percepión similar a la del LSD en el cerebro; lo que puede hacernos capaces hasta de escuchar a Dios en ese estado.

Sin embargo, esta teoría aún se encuentra en revisión, debido a que existen otros estudios paralelos sobre la antibiomanía, que consideran que los jugos gástricos son las sustancias más afectadas por esta manía y no el cerebro. Principalmente porque los antibióticos causan una disfunción en la alimentación celular que puede resultar mortal en algunos casos.

Un contacto breve con Dios que puede que no se repita

Si bien el hombre de Ginebra que escuchó a Dios no se convertirá en el próximo mesías de la humanidad, si ayudó a la comunidad científica a ampliar sus precauciones en cuanto a ciertos tipos de antibióticos que pueden desencadenar antibiomanía. 

Tal es el caso de la amoxicilina-ácido clavulánico y la claritromicina, que fueron las que consumió el hombre poco antes de sufrir este encuentro “celestial” a causa de los antibióticos. 

Fuente/Fotos:tekcrispy

Lo más visto

Boletín de noticias