¿Qué son los grupos coercitivos y por qué son tan peligrosos?

Los grupos coercitivos seducen y manipulan a sus adeptos para controlarlos y anular su identidad. Descubre en qué consisten y cómo detectarlos a tiempos.

Sociedad 12/02/2023 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales

POSDATA Digital ´Pess | Argentina

La palabra secta probablemente te evoque la imagen de un grupo religioso o espiritual, con miembros que viven apartados de la sociedad y al que pertenecen solo personas desadaptadas o con serios problemas mentales. Sin embargo, este tipo de organizaciones, conocidas en muchos ámbitos como grupos coercitivos, son mucho más cercanas a nosotros de lo que la mayoría pensamos.

Todos somos susceptibles de caer en sus redes, de la misma manera que todos, bajo determinadas circunstancias, somos extraordinariamente vulnerables a la persuasión.

Un punto importante que considerar es que un grupo coercitivo no se considera como tal en función de la ideología que promueve, sino en base al comportamiento de los integrantes y a las dinámicas que se instauran. Así, la base es una jerarquía de control en la que las personas quedan supeditadas al mando de un líder, una doctrina o una comunidad. Pero, ¿cómo llegamos a ser víctimas de estas estructuras y por qué son tan peligrosas? Exploramos las respuestas a continuación.

}Los grupos coercitivos generan dependencia en sus víctimas a través de técnicas y estrategias de persuasión.

¿Qué son los grupos coercitivos?
Un grupo coercitivo es una comunidad cerrada en la que se ejercen procesos de persuasión y manipulación sobre los adeptos para obtener un control absoluto sobre ellos. Los líderes y otros participantes utilizan técnicas coercitivas para generar dependencia en las víctimas, y así imponer comportamientos.

¿Qué son los grupos coercitivos?
Un grupo coercitivo es una comunidad cerrada en la que se ejercen procesos de persuasión y manipulación sobre los adeptos para obtener un control absoluto sobre ellos. Los líderes y otros participantes utilizan técnicas coercitivas para generar dependencia en las víctimas, y así imponer comportamientos.

¿Cómo nos involucramos en ellos?
Cuando las personas se involucran en un grupo coercitivo terminan pagando un precio muy alto. Generalmente, acaban endeudados o despojados de sus bienes, aislados y separados de sus familias y amigos, y desvinculados de sus estudios o carreras profesionales. En definitiva, pierden toda su vida y su capacidad de autogobierno, y quedan dependientes, sometidos y generalmente explotados.

Al ver estos resultados, cualquiera puede preguntarse cómo es que una persona termina implicada en una estructura de este tipo. Desde fuera, podemos sentirnos inmunes o superiores a quienes caen en las redes de estas sectas, pero lo cierto es que estas se encuentran por todas partes.

Hoy en día, en este mundo globalizado y digital, somos bombardeados constantemente con publicidades y propuestas de supuestos coaches, entrenadores o consultores que nos prometen vidas de ensueño y tratan de involucrarnos en sus estructuras piramidales. Y es posible que tú mismo hayas presenciado o conocido algunas de ellas.

Pero no es solo su ubicuidad lo que nos hace vulnerables a caer en la trampa. También cuentan con mecanismos y estrategias psicológicas muy estudiadas y efectivas que les permiten conseguir sus propósitos de captación y control. Además, este es un proceso que se desarrolla progresivamente y atraviesa varias fases.

Seducción y captación
En un primer momento, los grupos coercitivos se aseguran de dar su mejor imagen. Durante la captación, los líderes se muestran amables, cercanos, expertos y confiables, ofrecen mucha atención y refuerzos positivos y utilizan palabras cálidas.

Así, tratan de lograr que la víctima se sienta identificada con los valores que promueven. Prometen el bienestar financiero, emocional o espiritual y, sobre todo, ofrecen un acompañamiento y un sentido de comunidad que resulta especialmente tentador.

Pero no es solo su ubicuidad lo que nos hace vulnerables a caer en la trampa. También cuentan con mecanismos y estrategias psicológicas muy estudiadas y efectivas que les permiten conseguir sus propósitos de captación y control. Además, este es un proceso que se desarrolla progresivamente y atraviesa varias fases.

Seducción y captación
En un primer momento, los grupos coercitivos se aseguran de dar su mejor imagen. Durante la captación, los líderes se muestran amables, cercanos, expertos y confiables, ofrecen mucha atención y refuerzos positivos y utilizan palabras cálidas.

Así, tratan de lograr que la víctima se sienta identificada con los valores que promueven. Prometen el bienestar financiero, emocional o espiritual y, sobre todo, ofrecen un acompañamiento y un sentido de comunidad que resulta especialmente tentador.

La culpa y la vergüenza son las emociones que más inducen los grupos coercitivos en sus víctimas.
Protegernos de los grupos coercitivos


Cuando el proceso finaliza, la persona ha perdido su identidad, sus relaciones, sus bienes y, sobre todo, su autonomía. Sin darse cuenta, cientos de miles de personas caen en estas redes de manipulación camufladas bajo grupos de coaching, crecimiento personal, yoga, criptomonedas o emprendimiento de las que no logran salir. Y es que el grupo coercitivo se asegura de que abandonar sea realmente complicado.

Esta es una de las razones por las que ya en muchos países se persiguen este tipo de grupos, y a sus líderes, a fin de mantener a salvo a los ciudadanos. De todas formas, por muchas iniciativas que pongan en marcha los organismos oficiales, es importante que cada persona sea consciente de su existencia y se mantenga alerta.

Quien ofrece soluciones rápidas y mágicas, induce culpa, trata de aislarte de tu entorno o tu trabajo o busca adoctrinarte sin permitirte cuestionar debería hacer saltar todas tus alarmas.

Fuente:La mente es maravillosa

Te puede interesar
Lo más visto
poeta maldito.posdata-digital-press

Si eres un poeta maldito

Luis García Orihuela
El Arca de Luis 10/04/2024

"Recicanto".-La idea de este poema surge de la canción del cantante Paco Ibañez titulada "Déjame en paz amor tirano". Su forma de cantar me ha inspirado para esta breve hazaña a la que he osado enfrentame.