La influencia de los folletines en la cultura y la sociedad de su época

Literatura 18/04/2023 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
  
escanear0228
Crédito:biblioeconomia.blogspot


 POSDATA Digital Press| Argentina
 

Un folletín es un género dramático de ficción caracterizado por su intenso ritmo de producción, el argumento poco verosímil y la simplicidad psicológica. Recurre a la temática amorosa, pero también al misterio y a lo escabroso. Propio de las novelas por entregas, se ha dado también en teatro, cine, historieta y televisión.

Surgió en el Romanticismo francés, cuando se experimentó la necesidad de una literatura escapista de consumo masivo y barato para las clases humildes. Algunos de los autores más famosos de este género fueron Alejandro Dumas, Víctor Hugo, Eugène Sue o Honoré de Balzac.

Algunos ejemplos de novelas de folletín son:

el-folletin-1-epoca-ano-i-n-42-el-conde-de-montecristo-tomo-iii-a-dumas-prensa-popular-1924

  • Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo de Alejandro Dumas: dos clásicos de la aventura que narran las peripecias de unos héroes valientes y leales en la Francia del siglo XVII y XIX respectivamente.
  • Los miserables de Víctor Hugo: una obra maestra que retrata la vida de unos personajes marginados por la sociedad en el contexto histórico de la revolución francesa y el imperio napoleónico.
  • Madame Bovary de Gustave Flaubert: una novela realista que cuenta la historia de una mujer insatisfecha con su matrimonio que busca escapar de su aburrida existencia a través de aventuras amorosas.
  • Sandokán de Emilio Salgari: una saga de novelas exóticas que narra las hazañas de un pirata malayo que lucha contra los colonialistas británicos y holandeses en el sudeste asiático.
  • Pinocchio de Carlo Collodi: un cuento infantil que relata las aventuras y desventuras de un muñeco de madera que quiere convertirse en un niño de verdad.

El primer folletín

LaLune1867
Crédito:es.wikipedia


 Apareció en Francia a principios del siglo XIX, como una sección de los periódicos donde se publicaban novelas por entregas.

El primer folletín francés fue La vida privada de Napoleón Bonaparte, de Laure Junot, duquesa de Abrantès, que se publicó en el Journal des Débats entre 1831 y 18321.

En Argentina, el primer folletín se publicó en Buenos Aires en 1846, en el Diario de la Tarde. Se trataba de Los misterios de París, de Eugène Sue, una novela que había causado furor en Europa por su temática social y su estilo melodramático2.

 Se convirtió pronto en un fenómeno popular que atrajo a miles de lectores ávidos de emociones y aventuras. Algunos de los autores más leídos fueron Alejandro Dumas, Víctor Hugo, Honoré de Balzac o Emilio Salgar.  Fue un género que respondía a las necesidades y gustos de una época y de un público muy específicos.

 Algunas de las razones de su éxito fueron:

  • El folletín ofrecía una literatura de entretenimiento, escapismo y fantasía, que contrastaba con la realidad dura y difícil de muchas personas en el siglo XIX.
  •  Se adaptaba a las condiciones económicas y culturales de los lectores, que podían acceder a las novelas por entregas a un precio bajo y sin necesidad de una gran formación literaria.
  • Creaba un vínculo emocional y afectivo entre los lectores y los personajes, que se identificaban con sus problemas, pasiones y aspiraciones.
  • Utilizaba recursos narrativos como el suspense, el misterio, el melodrama, el exotismo o la intriga, que captaban la atención y el interés de los lectores y los mantenían en vilo hasta la próxima entrega.
  • Generaba una comunidad de lectores que compartían sus impresiones, opiniones y expectativas sobre las novelas, creando un fenómeno social y cultural.

El formato de folletín se sigue usando en algunos medios, especialmente en la televisión, donde se producen series o telenovelas que siguen las características del género: argumentos melodramáticos, personajes estereotipados, finales trágicos, etc. También hay algunos autores que han recuperado el folletín como una forma de homenaje o de experimentación literaria, publicando sus obras por entregas en periódicos o revistas.

Su género  tiene su encanto y su valor, tanto histórico como literario.  Nos permite conocer mejor la sociedad y la cultura del siglo XIX, sus gustos, sus problemas, sus aspiraciones. También nos ofrece obras de gran calidad y originalidad, que han influido en muchos autores posteriores. El folletín es una parte importante de nuestra herencia literaria y merece ser reconocido y apreciado. 

Repasemos las obras del folletín que por cierto son muy variadas y numerosas, pero se pueden agrupar en algunos tipos o géneros principales

OIP (6)

  • El folletín histórico: se basa en hechos o personajes reales de la historia, a los que se añaden elementos de ficción y romance. Algunos ejemplos son Los tres mosqueteros y El conde de Montecristo de Alejandro Dumas, Los miserables de Víctor Hugo o La dama de las camelias de Alejandro Dumas hijo.
  • El folletín social: se centra en la realidad social y política de la época, denunciando las injusticias y las desigualdades. Algunos ejemplos son Los misterios de París y El judío errante de Eugène Sue, Germinal y Nana de Émile Zola o Madame Bovary de Gustave Flaubert1.
  • El folletín exótico: se ambienta en lugares lejanos y desconocidos, llenos de aventuras y peligros. Algunos ejemplos son Sandokán y El corsario negro de Emilio Salgari, Las mil y una noches o Robinson Crusoe de Daniel Defoe.
  • El folletín fantástico: se introduce lo sobrenatural, lo misterioso o lo terrorífico. Algunos ejemplos son Frankenstein de Mary Shelley, Drácula de Bram Stoker, El fantasma de la ópera de Gaston Leroux o La isla del doctor Moreau de H.G. Wells.

Todo vuelve, tal vez su regreso   podría ser una forma de fomentar la lectura y el interés por la literatura, siempre que se hiciera con calidad y originalidad. 

Fuente:libros fugitivos.es / Bing IA 

Lo más visto
nino-leyendo-libro-420x294

El hijo de la señora Edison, una bella historia real

CVA Producciones Integrales
Cultura 11/07/2024

Esta historia real nos habla un poco de la vida de la señora Edison, una mujer que comprendió la importancia de confiar en su hijo. Esa confianza fue fundamental para su desarrollo emocional e intelectual.