Reducir la contaminación del aire podría disminuir las tasas de asma infantil

La ciudad de Los Ángeles llegó a registrar la peor calidad de aire no solo de Estados Unidos, sino en el mundo.

Posdata Digital Press | Argentina

La ciudad de Los Ángeles llegó a registrar la peor calidad de aire no solo de Estados Unidos, sino en el mundo. En el año 1943 ocurrió un evento que se distinguió por un smog tan espeso y tóxico que a los californianos les preocupó que se tratara de un ataque químico.

El asma infantil se ha identificado durante mucho tiempo como un problema importante de salud pública, y cada vez hay más evidencia reciente que respalda el papel de la contaminación del aire en el desarrollo del asma.

Exposición a la contaminación del aire
El asma es la principal enfermedad crónica en niños en todo el mundo. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), 1 de cada 12 niños estadounidenses tiene asma y aproximadamente uno de cada 10 padece la enfermedad en Los Ángeles.

La ciudad de Los Ángeles llegó a registrar la peor calidad de aire no solo de Estados Unidos, sino en el mundo.

Después de que los entes reguladores tomaron enérgicas medidas contra las emisiones de plantas industriales y vehículos, el aire en Los Ángeles es mucho más limpio hoy en día y los residentes son más saludables.

En un esfuerzo por cuantificar los beneficios de reducir la contaminación, una investigación realizada por científicos de la Universidad del Sur de California, encontró que la tasa de asma infantil habría sido casi un 20 por ciento más alta si los niveles de contaminación no hubieran disminuido entre 1993 y 2006.

Para el estudio, el equipo de investigación utilizó datos de tres cohortes sucesivas recopiladas de nueve comunidades en el sur de California durante un período de 20 años (de 1993 a 2014), que en conjunto evaluaron a 4.140 niños con una edad promedio de 9,5 años, a fin de estimar la incidencia de asma bajo hipotéticos escenarios de exposición a la contaminación del aire, teniendo como objetivo el dióxido de nitrógeno (NO2) y el material particulado de menos de 2,5 micrómetros (PM 2,5) en intervenciones separadas.

Beneficios para la salud pública
La incidencia del asma se comparó en cada intervención hipotética de contaminación del aire con la incidencia en el curso natural de exposición observado.

La tasa de asma infantil habría sido casi un 20 por ciento más alta si los niveles de contaminación no hubieran disminuido.

Los investigadores encontraron que si la reducción observada en el NO2ambiental en el sur de California no hubiera ocurrido en los años 90 y principios de los 2000, las tasas de incidencia del asma infantil hubieran sido significativamente más altas; si el NO2 hubiera sido más bajo de lo que se observó, las tasas de incidencia de asma habrían sido significativamente más bajas.

En comparación con la exposición observada, se estimó que el cumplimiento con un estándar hipotético de 20 ppb NO2 daba como resultado una incidencia de asma infantil 20 por ciento menor. Los hallazgos para las intervenciones hipotéticas de PM 2.5 fueron de menor magnitud, aunque estadísticamente significativas.

En conclusión, señalan los autores, el estudio demostró un gran beneficio para la salud pública relacionada con la reducción de la contaminación del aire, tanto en escenarios reales como hipotéticos, en la incidencia del asma en los niños.

Fuente:tekcrispy

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Boletín de noticias