Un caso de enanismo extraño enterrado durante 5.000 años en China

Los arqueólogos han descubierto el esqueleto de un hombre de unos 35 años que sufría displasia esquelética
La Vanguardia
- Foto:La Vanguardia

Posdata Digital Press | Argentina

Quizás era casualidad, pero había un elemento que dejó desubicados a los arqueólogos. Acababan de encontrar restos de varias personas que vivieron entre el 3300 y el 2900 antes de Cristo cerca del río Amarillo, en Guanjia (关 厜), en la provincia de Henan, dentro de las llanuras centrales de China. Todos los individuos tenían sus manos colocadas sobre sus cuerpos. Menos uno.

Este adulto joven era distinto por algún motivo, y la respuesta destacaba a simple vista. Además de que tenía las manos escondidas detrás de su espalda, sus huesos eran claramente distintos, más cortos y débiles. Los investigadores de la Universidad de Otago no tardaron en darse cuenta de que era un caso claro de displasia esquelética, una afectación que causa enanismo.

Cerca del río Amarillo
El esqueleto apareció en Guanjia, en la provincia de Henan, dentro de las llanuras centrales de China

En la actualidad, esta enfermedad -un término general que denota el desarrollo óseo defectuoso y cubre múltiples afecciones- tiene una incidencia de 3,22 casos por cada 10.000 nacimientos y sus formas comunes no letales son la acondroplasia y la osteogénesis imperfecta, que representan aproximadamente un 0,64 de 10.000 nacimientos, seguidos por el síndrome de Turner.

Muchas de las displasias esqueléticas están asociadas con una formación ósea disminuida, aunque hay algunas condiciones en las que aumenta, como en el caso del hiperpituitarismo y la acromegalia. La que causa estatura baja (hipocondroplasia), como las causadas por trastornos endocrinos (hipopituitarismo e hipotiroidismo), es “extremadamente rara”, según un estudio publicado en la revista International Journal of Paleopathology .

El esqueleto del individuo apareció en una excavación en Guanjia (International Journal of Paleopathology

Los arqueólogos se sorprendieron por el hecho de encontrar una afectación tan minoritaria en el registro arqueológico, donde es muy difícil estudiar casos de este tipo. Hasta la fecha se han descubierto apenas 40 casos y la mayoría representan una forma relativamente común de enanismo llamada acondroplasia, que hace que las extremidades sean mucho más cortas que la cabeza y el tronco.

 El individuo que vivió en China hace 5.000 años, en pleno Neolítico, sin embargo, era un caso incluso más raro. Sus extremidades parecían cortas, pero los huesos de la cabeza y el tronco también parecían pequeños. Por eso los autores de este trabajo le diagnosticaron con una condición conocida como “enanismo proporcionado”.

Enanismo proporcionado
Este individuo que vivió en China hace 5.000 años, en pleno Neolítico era un caso muy raro

Este trastorno es causado por enfermedades presentes en el nacimiento o que aparecen en la primera infancia y limitan el crecimiento y el desarrollo en general, lo que acaba provocando deficiencias de uno o más sistemas del cuerpo. Los investigadores creen que el chico probablemente desarrolló una glándula tiroides hipoactiva o una glándula pituitaria.

Ambas glándulas dirigen la función de las hormonas en todo el cuerpo, y sin su guía, los tejidos y órganos del cuerpo pueden no crecer como deberían. La afectación puede retrasar el crecimiento óseo, el desarrollo cognitivo y la función cardíaca y pulmonar. Por eso los arqueólogos indican que este individuo requirió “apoyo de otros miembros de la comunidad” para sobrevivir.

Concreción difícil
Los investigadores creen que el chico desarrolló una glándula tiroides hipoactiva o una glándula pituitaria

A diferencia de la acondroplasia, que generalmente surge a partir de una mutación genética, se considera que la disfunción tiroidea y pituitaria está relacionada con la falta de nutrientes esenciales, como el yodo. Este hombre neolítico murió alrededor de los 35 años como consecuencia de fracturas de cuello, a las que puede haber sido más susceptible debido a su osteopenia.

Fuente: La Vanguardia

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Boletín de noticias