Una obra maestra del erotismo oculta durante dos mil años

Pompeya.-Los arqueólogos se quedaron estupefactos al hallar por casualidad este refinado fresco bien conservado que representa el mito griego de Leda y el cisne.
leda-pompeya-
- Foto:ABC.es

Posdata Digital Press | Argentina

Es uno de los mitos eróticos de la antigua Grecia que ha inspirado durante siglos a los artistas. En Pompeya, durante lasúltimas excavaciones en via del Vesubio en la Regio V, uno de los grandes descubrimientos –abierto desde ayer al público- ha sido la casa de Leda, donde en una de las habitaciones se descubrió por casualidad un refinado fresco, bien conservado, que representa a Leda y el cisne, un motivo destacado de la mitología griega.

De inmediato, los arqueólogos y otros especialistas que trabajan en las excavaciones quedaron estupefactos ante el nuevo tesoro de Pompeya. El propio director del Parque Arqueológico, Massimo Osanna, cuenta que «al ser avisado del inesperado descubrimiento, efectué la obligada inspección del lugar y me quedé sobrecogido por la emoción». El mito y el erotismo aparecían en una escena llena de sensualidad, con espléndidos colores, decorando el dormitorio de la casa de una familia rica. No es insólito encontrar este tipo de representaciones eróticas en las habitaciones de los pompeyanos, que a menudo adaptan el mensaje de la pintura a la función de la habitación.

Amor y procreación
Según la mitología griega, Zeus descendió del Olimpo en forma de cisne y sedujo a Leda, hija del rey de Etolia Testio y esposa del rey Tíndaro de Esparta. Esa noche Leda también mantuvo relaciones sexuales con su marido el rey Tíndaro. De ambos encuentros amorosos, nacerían dos parejas de hijos: Helena y Pólux, que serían hijos de Zeus y, en consecuencia, inmortales, y, por otra parte, Clitennestra y Cástor, considerados hijos de Tíndaro y, por tanto, mortales.

Leda es protagonista de diversas tradiciones que, teniendo en cuenta la estructura abierta del mito, proporciona una serie de variadas narraciones centradas en el nacimiento de Elena, Pólux, Clitennestra y Cástor. En algunas versiones se destaca a la diosa Némesis que depuso uno de los dos huevos del que nace una de las parejas de gemelos. Una constante en la narración del mito es la metamorfosis de Zeus en cisne, el dios que ama en continuación y desciende a la tierra para llenar el mundo de hijos cuyos destinos serán gloriosos. Aparece así en el mito el tema amoroso y la procreación, elementos que son especialmente apreciados en las casas pompeyanas.

«Obra maestra del erotismo»

Este fresco es particularmente singular. En la escena representada aparece Leda, la reina de Esparta, que alza el vestido para acoger al cisne. Se realiza en la habitación de dormir, seguramente la del propietario de la casa, en la que se consuma el amor conyugal. El tema erótico aparece acentuado por el artista que hace mirar a Leda directamente al espectador haciéndole cómplice. Según el profesor Massimo Osanna, este fresco es «una obra maestra del erotismo», muy diverso de otras representaciones pompeyanas, donde la reina sujeta al cisne por el cuello, lo que supone una definitiva negación de la sensualidad.

El profesor Osanna afirma que «Leda y el cisne es uno de los frescos mitológicos más bellos que Pompeya ha restituido».

Fuente:ABC.es

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Te puede interesar