Los romanos inventaron el reciclaje

Lo que nos cuentan las ruinas de Pompeya
Los romanos inventaron el reciclaje.posdata digital press
- Foto:tekcrispy

POSDATA Digital Press | Argentina

Pompeya es una de las ciudades antiguas más conocidas en el mundo. Su abrupto final tras la erupción del monte Vesubio incluso ahora sigue siendo relatado.

Sin embargo, este no es el único motivo por el que este poblado romano es tan recordado en la actualidad. Como muchos otros de los asentamientos de esta cultura, al estudiar sus ruinas hemos podido encontrar vestigios de una ciudad altamente avanzada para su época.

Los acueductos, el uso de la curva de calefacción por el suelo y el hormigón como uno de los principales materiales de construcción, dejan claro que su sociedad estaba orientada a niveles de progreso que podrían colocarse en paralelo con los modernos.

Ahora, este nuevo descubrimiento ha añadido un nuevo nivel de desarrollo a los procesos realizados en la ciudad de Pompeya. Al parecer, los romanos, además de ser pioneros en todo lo antes mencionado, también pudieron haber sido los precursores del reciclaje.

Oculto bajo las cenizas

Igual que el resto de los secretos de esta mítica ciudad romana, este nuevo descubrimiento sobre su antiguo (pero muy adelantado) modo de vida estaba oculto bajo las capas de ceniza volcánica que dejó la erupción del Vesubio en el año 79 d.C.

Fuera de las murallas de la ciudad, los arqueólogos habían pasado años descubriendo montículos de desechos. En un principio, vieron estos espacios como simples vertederos de basura.

Sin embargo, un análisis más cercano ha revelado que dichos espacios no eran el destino final de los desechos allí depositados. De hecho, se trataban más bien de espacios de transición.

La profesora Allison Emmerson, de la Universidad Tulane y los arqueólogos Steven Ellis y Kevin Dicus, de la Universidad de Cincinnati, se dedicaron a realizar un estudio más detallado de esto.

Entonces pudieron notar que los desechos no parecían solo arrojados allí. En realidad, incluso parecían estar clasificados, lo que sugería que se los estaba organizando para una posible utilización posterior.

En su mayoría, los restos encontrados estaban constituidos por trozos de cerámica y yeso. Materiales como estos, en aquella época, fácilmente podrían haber sido utilizados como elementos de construcción.

Reducir – Reusar – Reciclar

Al parecer, los romanos conocían, de un modo u otro, las implicaciones de este concepto que muchas de nuestras sociedades modernas aún luchan por aplicar. Como lo mencionamos, en un principio se pensaba que estos sitios de desechos casi estaban allí por casualidad o que no tenían mucho más valor que el de ser los vertederos de la basura.

Sin embargo, estas creencias fueron refutadas cuando básicamente “descubrimos que parte de la ciudad fue construida con basura”, según las declaraciones de Emmerson. Asimismo, explicó que: “Las pilas fuera de las paredes no eran material que se haya tirado para deshacerse de él. Están fuera de los muros recogidas y ordenadas para ser reusadas dentro de los muros”.

De este modo, se pudo notar que al menos una parte de Pompeya se construyó sobre principios que ahora denominaríamos sustentables. Gracias a este formato, los romanos podían maximizar sus capacidades de producción mientras la ciudad crecía y, además, darle nueva vida a los desechos que generaban.

Los rastros en el suelo
Uno de los puntos en los que se sustentaron para soportar estas hipótesis tuvo que ver con lo que detectaron en los suelos. Por lo general, aquellos que son espacios para depositar residuos tienden a ser más ricos en nutrientes, debido a la descomposición de estos primeros.

Sin embargo, en el caso de muchos de los depósitos que se encontraron en Pompeya, los suelos presentaban una consistencia más arenosa. Lo que indicaba que estos no eran el lugar de origen de los desechos y que tampoco eran su destino final.

Detrás de las paredes
Asimismo al rastrear algunos de los elementos de estas pilas pudieron detectar que estos llegaban a los muros de la ciudad y a diversas construcciones. Sin embargo, “casi todas esas paredes recibieron una capa final de yeso, ocultando el desorden de los materiales en su interior” según comentó Emmerson. Por lo que podemos observar un sistema planeado de reutilización de los recursos y no solo un evento circunstancial ni mal organizado.

“Prioridades diferentes”

Actualmente, pocas sociedades en el mundo se preocupan de forma seria y consistente por darles nueva utilidad a los desechos que generan. Usualmente, la meta simplemente es alejar estos de nuestro entorno inmediato.

Tal como resalta Emmerson: “En su mayor parte, no nos importa lo que suceda con nuestra basura, siempre que la retiren. Lo que encontré en Pompeya es una prioridad completamente diferente, [según la que] los desechos se recolectaban y clasificaban para reciclarlos”. Tal vez mirando estas actividades del pasado, podamos encontrar algunos visos de a dónde deberíamos orientar nuestras metas a futuro.

Fuente:tekcrispy

 

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Te puede interesar