POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Bolivia

VÍDEOPOEMA. Versión Eva Espejo

Festival de Poesía Juan Botana

Bolovi-posdata-digital-press
Fotograma vídeo Bolivia



POSDATA Digital Press | Argentina

 

Lic Juan Botana
Por Juan Botana | Lic. n comunicación | Escritor | Poeta | Creador y fundador del Festival de Poesía



Yo pongo el corazón

donde me duele

y donde me duele estás vos.

¡Bolivia! 

Me pareció escuchar tu nombre

¡Bolivia!, repitió.

Hasta que te nombraran siete veces.

Una tras otra después:

Alina

Catalina

Victoria

Malena

Sofía

Lucila y Paula.

y otra vez Paula tal vez.

 

Pero antes, sin saber, sin pensar

fuiste Bolivia.

Allí,

donde hasta el miedo llega

             y te detiene             

                                            -donde mataron al Ché-                                                  

Mitad mujer, mitad linterna.

Sueño que flota una luz tenue en la que ve.

Que no entra en una panza,

en la que sobra,

en la que queda,

en la que flota.

En ninguna panza,

una caverna

y en mi sed.

 

Se mueve.

 

Una luz interior rodeada por un halo de sombra

la acompaña.

Cuando no hay luz, ella ve.

Con los ojos cubiertos de lágrimas,

entre Góngora y Lezama lima,

                                                          entre limón y mandarina.                                                          

¡Ella ve!

 

No es carnaval, no es feriado.

No es comparsa, ni murga,

ni polacos,

ni mamparas que se rompen al caer.

 

Ni máscaras.

Ni ventanas que se abren con el sol.

Ni cenizas.

 

No es, pero ella ve.

 

Por suerte nadie muere,

ni se excita de más en el apuro.

¿Por qué deberían hacerlo?

Acaso no aprendieron.

En el ayuno.

Nadie ve, pero ella ve.

 

No hay puna humahuaqueña,

ni apuno ni mareo.

No hay quebrada que la nuble con el sol.

Ni canto boliviano, ni ch’allá.

Ni estrellas en la noche de navidad.

Ni navidad ni fin de año,

ni cumpleaños.

 

Hay espera.

 

Es chicha.

Es Checha.

Es comarca. 

Es Ekeko que no fuma.

¿Para qué?

Si no es mentira.

Es un baile que se baila con los tres.

Donde ella ve.

 

Con máscaras que aún están colgadas

en la casa

que se mueven en disfraz

en diagonal.

Hacia ambos lados.

En la pared.

donde ella mira.

Como las muñequitas chinas que juntaba

(o eran rusas)

en lanas tejidas al crochet.

Entre limón y mandarina

las separo,

o los dibujos que calcaba

 de una nena

  que no es

    que no es.

                                                         

             

Lo que no es decir que ya no fuera,

o que haya sido,

por más que esté siendo

en este instante,

en que Bolivia se duerma

           en la que es.                   

                                     

Sordo

era el silencio cuando me lo contaste.

Mudo

su nombre cuando la nombraron 

por séptima vez.

Que hasta creí no haber respirado esos segundos.

Las últimas luces

que apagaron aquel capítulo triste de su corazón

       Butulcof.   

 

Pero no te diste por vencido ni vencida

ni árabe

ni turca

ni judía

y caminaste por sierras interminables

sin aire ni esperanza

desde ese día,

transpirando,

mascando coca,

ardiendo como arena en el desierto

seco de adjetivos

que ni Perlongher pudo,

que ni Perlongher pudo,

que hasta Pedro murió.

 

Ni Austria-Hungría con sus orientales

ni el lugar aquel donde ella estuvo.

Ni éste

(ni esta copia)

arrastrando un mal recuerdo pero vivo

a la huída de un recuerdo malherido

de una pérdida

que cada tanto te muerde en la garganta

y te lastima.

Te ahoga en el flujo del reflujo.

 

Pero no hay piel naranja

que pareciera

cubrir su rostro 

todavía. 

Donde las mariposas revolotean

                                 su sonrisa                                      

en un país

donde solo los que soportan el dolor

                       pueden vivir o se van                                 

quebrados como flores

                      por el peso de sus hojas                             

las exhaustas madres

pasean a sus guaguas (a salvo ella)

con el rencor que deja el abandono,

“ese vil resplandor que esparcen las estrellas

cuando se caen del cielo y se deshacen”.

La pared de los jardines salpicada

por las gotas de paraíso tras la lluvia,

por los haces de una luz 

enceguecida a deshora.

Porque ya estamos grandes

                              pero ves                                             

su sombra entre los párpados de dicha.

En esas noches cansadas 

                  de fiestas                         

                                carnavales                                       

donde ya nadie pasa

 

perfume de un amante sin sol

jadeos

drapeos aromatizantes

                                       kayak                                        

el desvío de una nube en primavera

vista desde la ventana de una flor.

 

Y ella escucha la llovizna entre las chapas

y ya no confunde sueño con deseo

y se hace traer su propia voz

 

su caricia

su anhelo

su cara

su hija 

mi deseo

y se acuestan 

suavemente en la cuna

las lágrimas de virgen

que dejará libres a la intemperie

por si acaso.

 

De vacaciones 

esperando.

 

Diciendo que está ahí, que está al caer,

que está por venir,

que llegó tarde,

que la perdonen,

que repartan los regalos,

(que esta vez hay para todos)

que trajo un mar

            en un frasquito de vidrio              

                            que desborda mares                             

 

Un mar

para una niña boliviana.

 

No para que sus ojos se conviertan

                                   en azules                                     

                        -que quizás los tenga-                             

 

sino para que le devuelvan

sus ganas de mirar.

                                                     

                     ***                             

Video: versión Eva Espejo




Te puede interesar

Lo más visto

Modo avión-posdata digital Press

Modo avión: programa de radio

PROGRAMA DE RADIO.-Nuevas vías de contacto para ver y escuchar a Eduardo Servente, columnista de opinión en Posdata Digital Press.`

Boletín de noticias