POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Carta al amor

Si alguien sugiere escribir una carta de amor, ¿a quién debería dedicarla?

De mí hacia ustedes 11/11/2020 María Cecilia Marsili
buzon de-amor
Foto:Pinterest



POSDATA Digital Press | Argentina

Cecilia Marsili
Por María Cecilia Marsili | Narradora Oral | Escritora | Pta de la Asociación Civil  Compartiendo Miastenia Gravis



Si alguien sugiere escribir una carta de amor, ¿a quién debería dedicarla?

El actual calendario indica días especiales para saludar a nuestros seres queridos y otros que nos marca el compromiso de un grupo de whatsapp.

Un día cualquiera, un día, hoy…¿a quién le escribiría?

¿Hay un orden en el amor? ¿Hay categorías en el amor? ¿O es solo uno, inmenso, que no hay que esclavizar a cánones modernos, almanaques o publicidades tentadoras?

¿Un “Te quiero” equivale a un “Te amo”? O es el sentimiento que en algún planeta atemporal  un blondo niño dijo a su rosa: querer es tomar posesión, es hacer nuestro lo que no nos corresponde, es adueñarnos del otro para completarnos.

El amor no espera, no reclama, no hace sufrir. Sin embargo, ¡cuántos hemos sufrido por amor! ¿O hemos sufrido por apegos, por ignorar sutiles llamados del alma?

Si se ama lo que se conoce, debemos conocernos para amarnos a nosotros mismos, con las alegrías, la inteligencia, nuestra paz, nuestra fe, nuestras guerras internas, los enojos, las broncas y así aceptar y amar al otro.

Amar es tirarme al vacío segura de que vas a estar ahí, no porque me debas nada sino simplemente porque me amás.

También se ama a ciegas; el amor no distingue razas o religiones, busca una belleza que vibra en una sonrisa, en la voz de ese sueño amoroso que te desestabiliza, en la patadita de  ese hijo que estamos gestando, desde la pasión del encuentro hasta el dolor del parto. Es el único sufrimiento válido por amor. 

El amor no se sufre, se padece por dependencia,  por egoísmo, por posesión.

Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tormentas, ni mis inviernos. Amar es abrigar tus tempestades.

Amar no agota. El amor no satura, envenena a quien lo siente  de sagrados instintos salvajemente místicos.

No se busca ni se encuentra.  Se genera en un beso, un mate, un café, una mirada.

Nadie podrá decir “te hago el amor”, lo hacemos juntos, día a día, en el silencio de un balde de pochoclo, en un viaje tomados de la mano por una película que nos refleja, bailando nuestra canción o en la intimidad del deseo más animal que estalla en la expresión  más humana de unión total.

corazon
Foto:Pinterest


Estimado señor amor: 

A veces siento que no lo conozco, luego rezo y,  mi humilde plegaria, ilumina todo lo que el universo, la tierra, mis semejantes  me brindan.

Señor amor, muchas atrocidades se cometen en su nombre: los fundamentalistas matan, los hombres y mujeres lo negamos  por ambició o lo desperdiciamos detrás de una mentira.

Señor amor: amar hasta que duela no es hacer sufrir al otro, es amar hasta lamer el olor de  la pobreza, palpar la enfermedad y abrigar la miseria humana.

Señor amor, a la espera de una pronta y favorable respuesta, lo saludo cordialmente.

Cecilia 10/11/2020

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Mi Alma en el Sur-POSDATA-D-PRESS

Mi Alma en el Sur: (diario de un día de viaje)

Jorge Alberto Rampinini
La Palabra 04/05/2021

De pronto el viento levanta polvo y lo va arremolinando provocadoramente a nuestro alrededor y pienso que, en su interior vuela, como una fantasmal nube, una presencia que me acompaña y tranquiliza

Boletín de noticias