POSDATA Digital Press POSDATA Digital Press

El secreto de la abuelita Cándida

El Arca de Luis 13/04/2022 Luis García Orihuela

Credito:Artelista

POSDATA Digital Press | Argentina

Luis García Orihuela
Por Luis García Orihuela | Escritor | Poeta | Dibujante

La abuela de Rosita, doña Cándida, siempre había dicho que su esposo le había dejado una fortuna en billetes en la casa en la que vivían. Todos la buscaron año tras año sin encontrarla. El dinero les hacía falta. Al final pensaron que el abuelo Nicolás la había mentido o bien que ella no estaba muy bien de la cabeza y la.memoria le había jugado una mala pasada. Finalmente desistieron de su búsqueda dando por hecho de que era una fantasía.
La niña jugaba en el jardín con su pony de peluche, un caballito blanco y marrón de grandes crines que llevaba con ella a todos los lados de la casa. De pronto, dónde la rosaleda vio a su abuela Cándida haciéndole gestos de que se acercara a donde estaba ella. Soltó el pony de sus manos y salió corriendo en su dirección. Hacía un año que sus padres le habían dicho que la abuelita Cándida se había ido. Había partido al Cielo y ya no regresaría nunca más. Su alegría fue inmensa nada más verla. Sus papás debían haberse equivocado. La abuelita Cándida había regresado. Quizás el Cielo no estaba tan lejano como le habían dicho.
Allí estaba ella. Como siempre provista de sus tijeras de podar, un cesto en dónde meter las flores y hojas secas y su eterno sombrero de paja adornado con una cinta roja cuyo extremo terminaba rematado por un gracioso lazo. Allí pasaba las horas muertas recortando ramas y quitando rastrojos. Al terminar los arreglos florales siempre dejaba una rosa roja con agua en un jarrón de cristal. La dejaba en el centro de la mesa del comedor para que llegara su aroma a todos los de la familia. Los médicos la habían diagnosticado comienzo de demencia senil, por lo que había días que arreglaba los setos varias veces o llevaba la rosa cortada en más de una ocasión, pero nadie le decía nada y todos hacían como si fuera la primera vez que la dejaba en la mesa.
La abuela habló con la nieta y le dió instrucciones sobre lo que debía decirle a su madre.
—¡Mami, mamiii! —Gritó la niña entrando a la cocina— La abuelita a vuelto y me ha dicho...
—Pero cariño, ya sabes que la abuela partió al cielo y está con los angelitos.
—No mami. Está en la rosaleda .. y me ha dicho que el dinero del abuelito está en su cuarto, detrás del papel pintado.
Por un momento dejó de prestarle atención a su hija para mirar por el ventanal del comedor  Afuera en la rosaleda le pareció distinguir a alguien con un sombrero de paja. Fue visto y no visto. La imagen desapareció ante sus ojos. Percibió un agradable aroma y cuando se dio la vuelta vio en el centro de la mesa el jarrón de cristal con una rosa roja.


Escaneá el QR y seguí la columna del autor 

qr-arca-de-luis-posdata-digital-press-

Lo más visto

modo avion

Modo avión: programa de radio

27/09/2022

PROGRAMA DE RADIO.-Nuevas vías de contacto para ver y escuchar a Eduardo Servente, columnista de opinión en Posdata Digital Press.`

Boletín de noticias