Dolce far niente: el arte de disfrutar

Sociedad 22/03/2023 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales

R (10)

POSDATA Digital Press|Argentina

Probablemente, inviertas un momento de cada día a hacer uso del arte del «dolce far niente», y no lo sepas. Para aproximarnos a este concepto podemos considerarlo como complementario a la procastinación. Porque, a pesar de que el dolce far niente y la procastinación significan ‘no hacer cosas’, el primero es totalmente voluntario y beneficioso, a diferencia de la procastinación. Hoy, queremos hablar de su importancia.

Esta filosofía proviene de la cultura italiana. Los italianos saben muy bien que, con frecuencia, los días se sobrecargan de tareas. Por ello, dedicar un espacio de nuestros días a aspectos tan improductivos como tomar algo con los amigos, ver una serie o simplemente tirarse en el sofá, pueden ser muy beneficioso.

Esta receta para promover el bienestar puede ayudarnos a percibir nuestros días como «algo más que meramente cotidianos». Así, cuando nos damos un momento para reflexionar, para relajarnos o para socializar, estamos cuidando de nuestra salud. Fruto de este autocuidado se produce, con frecuencia, la percepción de felicidad.

«Si sientes que a veces todo a tu alrededor es complicado y no encuentras una solución… ¡Alto! Respira y date un minuto para el relax».

-Ximena Morales-

El ocio saludable es fundamental para alcanzar bienestar.

La felicidad de practicar el «dolce far niente»
Este secreto renacentista basado en el ocio saludable nos invita a tomar un descanso. Nos empuja al ocio y a la búsqueda del placer. En este sentido cabe preguntarse, ¿qué es el ocio? Para algunos autores, puede definirse de dos formas distintas (Etxebarría, 2000):

Son los momentos en los que nos sentimos libres. Al considerarlo así, nosotros decidimos cuándo y dónde vamos a disfrutarlos. Esta elección es consciente y voluntaria.
Son las actividades que realizamos por placer. El bienestar que nos reporta practicar tareas gratificantes tiene el potencial de recargar nuestra energía al hacer que nos sintamos mejor.

«El ocio en el sentido original, el ocio genuinamente pasivo, requiere de nosotros un abandono y una constatación de que existimos».

-Antonio García-Bellido-

Sin embargo, el concepto de dolce far niente va más allá del tiempo libre y de las actividades que realizamos. Implica fluir con lo que hacemos y sabernos absorbidos por las tareas ociosas. Alude a la percepción subjetiva de bienestar, a la experiencia que nace de saberse implicado en actividades que nos relajan.

Practicar el «arte de disfrutar la vida» hace que sintamos que el peso de lo cotidiano disminuye. Es un estado de disfrute, agradable, confortable y casi narcótico. ¿Cómo podemos practicarlo?

Algunos secretos para poner en marcha esta práctica
El ocio buscado, consciente y voluntario está muy vinculado con la salud mental. Sea entendido como el tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos, como las actividades o como la experiencia subjetiva de gozo, el dolce far niente es una de las claves para caminar por la vida con mejor salud, de una manera más positiva y con mayor motivación. Entre otras cosas, porque nos permite liberarnos del estrés como agente lacerante de nuestro bienestar.

El dolce far niente es una actitud que nos permite disfrutar de actividades ociosas y gratificantes.
Rodéate de personas que te hagan vibrar
Bucea en tus recuerdos. ¿Qué te hace sentir bien de manera habitual? Entre las actividades que proporcionan bienestar está, por ejemplo, dedicar tiempo de calidad a las personas a las que amamos (Díez, 2022).

 Estar con nuestros amigos o con nuestra pareja pueden ser actividades que nos reporten experiencias realmente atractivas y relajantes. Además, nos permite reforzar nuestros vínculos con ellos y alimentar los lazos de apego que nos unen. En consecuencia, nos podemos rodear de experiencias íntimas y profundas.

«Creo que las personas que vibran en la misma frecuencia, vibran el uno hacia el otro».

-Erykah Badu-

Bucea entre las páginas de historias sorprendentes
La lectura es una actividad que promueve el bienestar. De hecho, cuando leemos, el cerebro se activa más. Por ejemplo, el área visual primaria, una estructura que bordea a la cisura calcarina del lóbulo occipital, se activa de manera intensa al sumergirnos en las historias de nuestros personajes favoritos. Esto hace que, cuando leemos, podamos ser y sentirnos, casi de manera literal, los protagonistas de nuestras novelas favoritas, porque estamos «viendo las historias que leemos». Entre los beneficios de la lectura está la relajación.

«Más libros, más libres».

-Edmund Wilson-

Te puede interesar
Lo más visto