La historia de Patoruzú, nuestro primer héroe animado

Publicada originalmente en tiras en el diario La razón de Buenos aires Fue creado por Dante Quinterno en 1928 .

Cómic 28/05/2024 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
patoruzu1
Crédito:serargentino.com

POSDATA Digital Press | Argentina

Hace 96 años Dante Quinterno, con menos de 20, dibujó un personaje inusual para la cultura argentina de la época: el indio Patoruzú. De personalidad noble y bondadosa, la creación de Quinterno se convertiría en el héroe ficcional más importante de los argentinos.

El nacimiento de Patoruzú

En 1926  a Quinterno le ofrecen la oportunidad de dibujar para Crítica, el diario más importante de la Argentina y de Sudamérica en esos días, el de mayor tirada.

Dante quinteros. Créditociudadnueva.com.ar

“Crítica fue un medio que apostó fuerte a la gráfica, siguiendo el modelo norteamericano. Pese a que desde el comienzo publicaba caricaturas en tapa, desde 1914 hasta 1927 nunca había publicado una serie con continuidad, publicaba historietas pero sueltas –recuerda Gutiérrez–. Quinterno tiene 17 años y va a hacer esta serie que se llama Don gil contento, un porteño optimista, que es una especie de cambio de paradigma: es un tipo que todo lo toma como con optimismo, frente a la cruda y adversa realidad es un tipo que siempre tiene un pensamiento feliz y siempre termina molido a palos. Es muy interesante porque es el primer personaje noble que no es un chanta, ni un vividor, ni un trepador, ni nada de eso que era lo habitual, el tipo de personajes sobre el que trabajaban todos los dibujantes de historietas”.

OIP (1)

Pero Don gil contento murió joven “porque evidentemente no habilitaba muchísimos gag, es muy difícil mantener una tira diaria con 30 chistes cada mes, hay que tener un esquema, más allá del personaje, que permita producir todo eso. Poquito a poco el personaje va a empezar a adquirir algunas cosas del pícaro y del vivo criollo. Pero Quinterno quiere hacer ese personaje ingenuo, bueno, puro, entonces va a introducirlo en esta serie apelando a la figura de un indio, y esto es lo que celebramos, los 90 años de esta tira, es decir de la primera aparición del indio Patoruzú”, narra Gutiérrez.

Patoruzú nace entonces en la página de historietas del diario Crítica, en la serie Don gil contento. Se publicó solos dos días y luego desapareció. Una de las explicaciones más difundidas sobre esto, según señala el curador de la muestra, es que los derechos de autor de lo publicado en Crítica quedaba en manos del diario y Quinterno tenía mucha confianza en su nueva invención: “se dio cuenta de que había descubierto algo, no quería ceder los derechos. De hecho él se va del diario y Aventuras de Don gil contento deja de existir, tiene que inventar una nueva serie que es Julián de Monte Pío, ese ya es bien Isidoro. Es muy parecido”.

El gitano juanillo: una de las primeras aventuras del indio Patoruzun

1   

Cuando fue creado no era un indio ni se llamaba Paturuzu
Su nombre era Curugua Curuguagüigua y se suponía que sería un sobreviviente de la Atlántida, pero su creador advirtió pronto que" con ese nombre no va a ningún lado".  
Su nuevo nombre lo tomó de la "Pasta de uruzu", una golosina muy popular en aquel entonces.

El cambio de atlante a indio, en cambio, vino por un camino muy distinto. Los conservadores de la época querían un personaje que promoviera los valores conservadores y Patoruzu les parecía un buen candidato. Era el estanciero siempre próspero con su fiel capataz, Ñankul, querido por el pueblo y defendiendo los valores tradicionales en contra de los malhechores que provenían de afuera, causando todo tipo de problemas.

El indio traía pureza y era, a la vez, un personaje nuevo, diferente al gaucho que ya estaba mitificado y se utilizaba para hablar del tipo bueno y perseguido. Aún así, Quinterno le dio a su personaje el lenguaje gauchesco del siglo XIX.

Muchos sostienen que  la repercusión de Patoruzú tuvo que ver con que apareció cuando la Argentina atravesaba la década infame y los ciudadanos necesitaban un personaje puro, honesto, sentir que los argentinos podían ser algo más además de chantas, estafadores, corruptos.

En esta época sus enemigos solían ser gitanos, judíos y agitadores extranjeros. Con el tiempo el personaje fue dejando atrás esta" etapa política" para ser simplemente un personaje de historieta sumamente popular, leído hasta hoy en día.  

Llegaba para quedarse

Era el año 1928 cuando se "asomó" a las páginas de un diario el cacique Tehuelche Patoruzú, quien se asentó, tomando su aspecto definitivo, por el año 1935. Un año después se mudó para siempre a la revista que lleva su nombre.
Patoruzú es un cacique indio de la Patagonia argentina, y dueño de una enorme estancia en esa zona, que llegó a Buenos Aires dispuesto a hacer el bien y cargado de pepitas de oro.
El indio fue ganando el favor del público a fuerza de cada hazaña y demostración de fuerza y coraje en cada una de sus tiras, al mismo tiempo que crecía en personalidad y sagacidad, perdiendo en inocencia, pero ganando en valor y rectitud. Es por ello que varias generaciones de argentinos fueron acompañado al valeroso cacique en sus aventuras, y aún lo hacen.
Se sabe que éste superhéroe indígena fue fuente de inspiración de importantes historietistas internacionales, como René Gosciny.
Posteriormente, en 1945, llegaría la versión infantil del héroe, o sea Patoruzito.

Fuentes:  https://www.todohistorietas.com.ar/  https://historietasdelarevisteria.blogspot.com/  https://www.cultura.gob.ar/la-historia-de-patoruzu-

Lo más visto