Cuánto pueden mentir las personas para tener sexo

Cuando las personas empiezan a salir con alguien, suelen mentir más de la cuenta sobre sí mismos para parecer más interesantes. Con más frecuencia cuando hay posibilidad de sexo. 


How-To-Not-Get-Nervous-On-Dates-ThumbnailFoto:tekcrispy

Posdata Digital Press | Argentina

Lo hemos visto en libros, revistas, series de televisión, películas y en la vida real: cuando las personas empiezan a salir con alguien, suelen mentir más de la cuenta sobre sí mismos para parecer más interesantes. Pero una nueva investigación ha constatado que esto ocurre con más frecuencia cuando hay posibilidad de sexo. 

En el artículo publicado en la revista el Journal of Experimental Social Psychology, los autores concluyen que cuando existe una oportunidad de tener relaciones sexuales, las personas tienden a cambiar aun más sus actitudes, mentir y crear una imagen de sí mismos engañosa, con frecuencia más bella, a fin de lograr dicho objetivo. 

Apoyar opiniones contrarias para destacar
Dos investigadores, Harry Reis, del Departamento de Ciencias Clínicas y Sociales en Psicología de la Universidad de Rochester y Gurit Birnbaum, del Centro Interdisciplinario con sede en Herzliya, Israel, basaron su investigación en una hipótesis muy simple: la activación del sistema sexual de un individuo puede estimular sus esfuerzos por manejar las primeras impresiones, dando lugar a una auto-presentación engañosa hacia su objetivo. 

 Para probarlo, reunieron a 634 estudiantes de una universidad israelí, de los cuales 328 eran mujeres y 306 eran hombres, con una edad promedio de 25 años de edad y todos identificados como heterosexuales. Entonces los dividieron en dos grupos, uno de los cuales fue expuesto a estímulos sexuales, mientras que el otro fue expuesto a estímulos neutros, todo esto en el transcurso de los cuatro experimentos que conformaron la investigación. 

En la primera experiencia, se le pidió a dos participantes que resolvieran un dilema que enfrenta una tercera persona ficticia: aceptar una oferta de trabajo en el extranjero o rechazar la oferta de permanecer con sus familiares y amigos.

A ambos participantes se les asignó una posición específica, una a favor y otra en contra de la mudanza, y luego de la discusión calificaron el grado en que expresaron su acuerdo exteriormente durante la misma. 

Los participantes que habían sido expuestos a estímulos sexuales previamente tenían más probabilidades de expresar una opinión contraria defendida por un participante del sexo opuesto, en comparación con los del grupo de control. Esto fue interpretado como una estrategia para causa una impresión favorable al extraño que defendió dicha opinión y que de esta forma les fuera más fácil acercarse a este.

¿Cambiarías tus preferencias para encajar con alguien más?
La segunda experiencia consistió en que los participantes completaran un cuestionario orientado a evaluar sus preferencias en diversas situaciones de la vida. Por ejemplo, “¿en qué medida le molesta salir con alguien que es desordenado?”, o “¿le gusta acurrucarse después del sexo?”. Luego, dependiendo del grupo al que pertenecían por supuesto, los participantes fueron expuestos subliminalmente a una imagen sexual o neutral. 

pareja-amor-relacionesLos participantes expuestos a estímulos sexuales subliminales ajustaron su perfil en línea para que encajara con el del participante atractivo de sexo opuesto.

Luego de ello, debieron participar en un chat en línea con alguien del sexo opuesto, para lo cual observaron un perfil en línea que pretendía presentar las preferencias de una persona atractiva.

Luego de ojear el perfil, se les pidió que armaran su propio perfil completando los mismos elementos que habían observado en el que acababan de ver para enviarlo por correo electrónico al participante del sexo opuesto, que sin que ellos supieran era un miembro del equipo de investigación.

 Con este experimento querían determinar los individuos realmente cambiarían sus preferencias declaradas para encajar más con los ideales de un extraño, tal como muchos hacen a la hora de aplicar a un empleo. Y encontraron que incluso con un estímulo sexual subliminal los participantes ajustaron sus preferencias a las del perfil del sexo opuesto para que encajaran en diferentes situaciones de la vida. 

“El deseo de impresionar a un socio potencial es particularmente intenso cuando se trata de preferencias que están en el corazón de establecer un vínculo íntimo. Tales cambios de actitud podrían verse como una sutil exageración, o como un movimiento inofensivo para impresionar o estar más cerca de un socio potencial”.

¿Mentirías sobre tu número de parejas pasadas?

Sexo-rinitis-alergicaLos participantes expuestos a estímulos sexuales mintieron reduciendo la cantidad de parejas sexuales pasadas hablando con un extraño atractivo para parecer más selectivos.

Para los experimentos 3 y 4, los participantes debían hablar sobre el número total de parejas sexuales que habían tenido durante una conversación con una contraparte atractiva, y luego se les hizo la misma pregunta en cuestionarios anónimos para saber si habían dicho la verdad o la habían alterado ante la oportunidad. 

Los investigadores manejaban la hipótesis de que las personas reducirían la cantidad verdadera para parecer más selectivas o menos promiscuas frente a una pareja potencial. Y en efecto, los participantes del estudio que habían recibido el estímulo sexual tenían más probabilidades de mentir respecto a su número de parejas sexuales, informando un número menor de parejas pasadas en comparación con  el grupo sin cebado sexual.

No hubo diferencias notables entre géneros: tanto hombres como mujeres cebados sexualmente habían reducido su número de parejas sexuales al conversar con un extraño atractivo. Y lo curioso del caso es que el promedio declarado fue de siete parejas anteriores. 

Opiniones diferentes, pero válidas

couple-1845620_960_720Ante un prospecto sexual, las personas cambian su imagen para parecer más atractivos al individuo potencial, aunque esto no necesariamente suponga una mentira, sino una forma de resaltar aspectos opacos en sí mismos.

Ahora bien, los autores han interpretado los resultados de manera diferente. Birnbaum, por ejemplo, sostiene que las personas harán y dirán cualquier cosa para conectar con un extraño que les parezca atractivo.

“La gente hará y dirá casi cualquier cosa para establecer una conexión con un extraño atractivo. Cuando se activa tu sistema sexual, estás motivado para presentarte de la mejor manera posible. Eso significa que le contarás a un extraño cosas que te hacen ver mejor de lo que realmente eres”.

Mientras que Reis, que no niega la veracidad de dicha conclusión, también sugiere que muchas de esas cosas no necesariamente sean mentiras descaradas, sino maneras de hacer énfasis en ciertos aspectos de sí mismos:

“Mucho de eso no es necesariamente lo que llamarías una mentira descarada. Aunque claramente no es la verdad, es una forma de que las personas encuentren formas de enfatizar diferentes partes de cómo se ven a sí mismas. Creo que hay algún grado en el que está encontrando formas de sombrear la percepción de la verdad. Todavía cuenta como una mentira, no hay duda al respecto”.
El hecho es que aunque diferentes, ambas opiniones pueden ser aceptadas. Los humanos responden al instinto, pero también a la razón. Las mentiras son un hecho, pero puede que ante un potencial de pareja atractivo consideremos que sea el momento de resaltar aquellas cosas que no todo el mundo ve, y si se llega a dar algo, aprovechar la oportunidad para destacarnos. 

Fuente:tekcrispy

CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”

Boletín de noticias