Pintura y otras barbas

De mi hacia ustedes Por
 Mamá, te pido un favor, si estás aburrida, …

estafa-amor-online-768x432

 Posdata Digital Press | Argentina

Cecilia MarsiliMaría Cecilia Marsili | Narradora Oral | Escritora
Pta: Presidenta de la Asociación Civil
Compartiendo Miastenia Gravis

-        

 Mamá, te pido un favor, si estás aburrida, …

 

No sé cómo no se me ocurrió antes.

Martita, mirá que sos complicada. Cuatro macetas rompí por intentar espiarte por la medianera. Por la terraza no se ve  mucho más.

Si hubieras fallecido  en la vecindad  nos hubiéramos enterado. El  único signo vital en tu casa eran las bolsas de residuos y los gatos.

Marta,  fuiste siempre como un fantasmita, una de esas personas  a la que mejor no preguntarle como está. Y si uno pregunta, por costumbre, hay que tener tiempo y defensas altas. Tampoco se te puede decir, que bien se te ve… te obligas a estar mal. Si a uno le duele la pierna, a vos,  están a punto de amputártela.  Vos sufrís y no hay dolor como el tuyo.

Entiendo que debe ser duro, y que venis sufriendo hace años. Cuando levantas la cabeza un poco ya tenés la sombra del próximo pisotón encima…pero de ahí a encerrarte así,…bueno, salvo al supermercado, nunca fuiste una  gran salidora.

 No tenés un solo proyecto, sos un proyecto en vos misma. Siempre pensas en hacer tal o cual cosa…con la edad y la depre, se te olvida cada vez más rápido.

Tu hijo mayor se fue a vivir con la novia, ya tiene treinta años, Marta… ella tan amorosa, ahora que se  llevó al nene… ya no es ni tan linda, ni buena ni eficiente… te convirtió en suegra, ya tenés nuera.

Sí, el otro hijo es una dulzura, hace posta en la casa…después entre laburo, facu, novia y amigos, la semana no le alcanza.

Ruído en la casa de mi vecina…estás lijando, con razón tanto polvo y olor a solvente. Pero si serás…tengo que ir a la otra terraza para ver que haces…

muebles-reciclados
Lloras y lijas, flor de empaste.

Te chisto…para qué? ahí nomás me contás que estás ordenando la casa, que ahora como queda mucho lugar, reacomodaste su ropa, la de Pedro, guardaste las nueve zapatillas en un mueblecito, pusiste  quince zoquetes a lavar, y que, bueno, si yo tengo algo que reciclar que te lo pase, para enretenerte, obvio.

-          Marta, y tus ganas de bailar tango? – Te parece? No sé. Siempre me gustó pero…tener que ir hasta Temperley, no conozco a nadie.

-          Mejor,  Marta. Te renovás. Gente nueva, amigos nuevos. - No, no…quien me va a dar bola a mi…

Ahora sos un espectro, nos llegas ni a fantasma.  Lloras y lijas. Moqueas y pintas. Las plantas tienen lunares. Los gatos dejaron de ser negros, son nevados.

Decidido. Si no lo haces vos, lo hago yo…

-          Marta, no sabía que te gustaba reciclar…

-          Es que tuve un problemita con Pedro. Vino a la madrugada, se puso furioso cuando se llevó algo por delante y no encontraba las cosas en su desorden, ahora que estaban en su lugar. Y me dijo:

*Mamá te pido un favor, si estás aburrida pinta un mueble o búscate un novio*. Mirá vos, que atrevido. Menos mal que tengo alguna repisita y si vos me pasás algo…

Lo hice. Hay que esperar.

A la semana, la veo salir. Ya no es Ghost, la sombra del amor. Se animó. La sigo. Mandé su foto a una página de solas y solos. Marta tiene una cita…quien dice cambia pincel por bigote.

Boletín de noticias