Nuevas primeras veces

Vidas en letra Por Sharon Gorosito
Tener un espacio infinito para las nuevas primeras veces, con todos mis sentidos despiertos.
Nuevas primeras veces-posdata digital press
- Crédito: Ariel Sánchez

POSDATA Digital Press | Argentina

Sharon Gorosito Por Sharon Gorosito | Escritora

 

Los que tienen tazas de café hirviendo y trajes apagados, tienen un lenguaje distinto al mío, pienso mientras juego en el suelo con mi inocencia. A través de cada una de mis etapas donde conviví con ellos, pude recordar que la palabra, la sílaba más pronunciada, siempre fue NO.

Estoy a punto de olvidar la melodía que hay en las risas confidentes de los abuelos. No recuerdo la última vez que hice algo significativo y completamente desinteresado por los otros. Peor aún, no sé dónde está el último te quiero que sin previo aviso se largó de mis labios.

Casi puedo decir que comprendo el porqué siempre, los monstruos del NO tenían sus ceños tan comprimidos. No hay certezas jamás. Mientras más nos preguntamos y buscamos, menos sabemos, más grises nos ponemos.

Todas las memorias desencadenan en una lista perpetua de cosas que no sé y no pudieron o no podrán ser. Ahora, en este sueño despabilado, me encuentro escribiendo un pasado y un presente que parecen inventados por aquella niña.

Tropiezo en el subsuelo junto a lo frágil y me cuestiono, ¿eventualmente, me volverán a abrazar? ¿me dirán que puedo hacerlo? ¿Yo me diré que sí?

En el juego, con pluma y una pizca de imaginación, puedo resetear la lista de los imposibles y las incertidumbres, para así cambiar de archivos y empezar de nuevo, tener un espacio infinito para las nuevas primeras veces, con todos mis sentidos despiertos. Así será esta vez.


Te puede interesar