POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Cómo influyen los árboles jóvenes y antiguos en la lucha contra el cambio climático

Un estudio reveló que los bosques jóvenes atrapan más dióxido de carbono a nivel mundial que los más viejos.

Medio Ambiente CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales

descarga (7)Foto:tekcrispy

POSDATA Digital Press | Argentina

Hace poco hablamos de los factores que inciden en la longevidad de los árboles, como su capacidad de regenaración, crecimiento lento y tolerancia frente al estrés ambiental. Y a pesar de que muchos pueden llegar a vivir durante miles de años, definitivamente tienen un final que está marcado por sus propias limitaciones estructurales.

Como muchos saben, los bosques son cruciales en la lucha contra el cambio climático, y varias propuestas incluyen la reforestación de muchas áreas para ayudar a reducir los niveles de carbono en la atmósfera. La edad y tamaño de los árboles que conforman los bosques pueden influir en esto.

Un estudio reveló que los bosques jóvenes atrapan más dióxido de carbono a nivel mundial que los más viejos. Esto, sumado a otro estudio que halló que los bosques del mundo se están volviendo “más cortos y más jóvenes”, sugiere que los nuevos árboles plantados tienen más capacidad de compensar los desequilibrios de carbono que hemos provocado en comparación con los bosques antiguos.

Árboles antes y después
Antes de que los humanas empezaran a barrer los bosques para construir cosas y a quemar combustibles fósiles (y aumentar los niveles de carbono en la atmósfera), los árboles trabajaban de manera un poco diferente.

Los árboles comenzaban a crecer en parcelas abiertas relativamente rápido durante las primeras décadas. Por supuesto, algunos morían antes de lo esperado, pero esto no afectaba la eliminación neta de dióxido de carbono de la atmósfera. Cuando los árboles mueren, el carbono retenido en ellos se devuelve gradualmente a la atmósfera conforme avanza su proceso de descomposición.

Gran parte del carbono en aquella época fue retenido por los de árboles grandes y viejos, pero su capacidad para capturar más carbono se ha vuelto débil. Ahora los parches de árboles jóvenes llevan a cabo gran parte de esta tarea, y también compensan las pérdidas de carbono derivadas de la muerte de bosques antiguos.

Árboles antes y después
Antes de que los humanas empezaran a barrer los bosques para construir cosas y a quemar combustibles fósiles (y aumentar los niveles de carbono en la atmósfera), los árboles trabajaban de manera un poco diferente.

Los árboles comenzaban a crecer en parcelas abiertas relativamente rápido durante las primeras décadas. Por supuesto, algunos morían antes de lo esperado, pero esto no afectaba la eliminación neta de dióxido de carbono de la atmósfera. Cuando los árboles mueren, el carbono retenido en ellos se devuelve gradualmente a la atmósfera conforme avanza su proceso de descomposición.

Gran parte del carbono en aquella época fue retenido por los de árboles grandes y viejos, pero su capacidad para capturar más carbono se ha vuelto débil. Ahora los parches de árboles jóvenes llevan a cabo gran parte de esta tarea, y también compensan las pérdidas de carbono derivadas de la muerte de bosques antiguos.

De modo que tanto los árboles viejos como los nuevos están absorbiendo el dióxido de carbono, un proceso que ha sido estimulado por la regeneración de los bosques que fueron talados en el pasado.

Una competencia reñida
El problema es que esto es un arma de doble filo. El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero, y el calentamiento resultante de su acumulación aumenta la probabilidad de que los árboles mueran en condiciones de sequía, incendios forestales o brotes de insectos.

Esto hará que los árboles mueran más jóvenes, y todo el carbono que retienen se vuelve a liberar a la atmósfera. Si esta dinámica persiste, es probable que “en lugar de que los bosques presten el COâ‚‚ a la atmósfera, estos se vean obligados a hacer una donación”.

En los trópicos, el aumento del crecimiento sigue superando el aumento de la mortalidad, por lo que la absorción de carbono sigue siendo mayor en esta zona. Sin embargo, hay una competencia reñida entre ambos procesos, y si la absorción continúa disminuyendo, esto de seguro acelerará el cambio climático.

Fuente:tekcrispy

Te puede interesar

Boletín de noticias