POSDATA Digital Press POSDATA Digital Press

Vamos a escribir: 'los primeros pasos'

El escritor español con más de 15 libros publicados comparte sus secretos a la hora de escribir. Segunda entrega. comparte

Desde mi punto de vista 24/12/2020 Luis García Orihuela

vamos a escribir-posdata

POSDATA Digital Press | Argentina

Luis García Orihuela
Por Luis García Orihuela | Escritor | Poeta | Dibujante

Ha llegado el momento. Los nervios corren por nuestras venas y el bombeo del corazón se oye más rápido y fuerte en su constante intermitencia.
No importa. Vamos a empezar.


Aunque todavía hay escritores de lápiz y papel, en nuestro caso vamos a usar como procesador de textos el programa informático Microsoft Word para escribir nuestro primer relato y todos los que sin duda llegarán después.

Lo ideal es comenzar por un relato breve o mini relato para evitar ya de entrada muchos posibles problemas. Existen en Internet multitud de concursos literarios que pueden servirnos de orientación y si lo deseamos participar. Uno de estos concursos son los de 100 palabras. De la cantidad estipulada no podremos pasarnos y.desde luego no deberían de llevarnos mucho tiempo su realización. Tengamos en cuenta que una hoja de Word puede contener unas treinta líneas o lo que es igual a unas trescientas palabras. Salta a la vista que con ocho o diez líneas tendremos ya las cien palabras que necesitamos.

Entonces... ¿A qué esperamos?


Debemos de tener presente en este tipo de relatos breves unas pocas cuestiones a considerar:


-Ausencia de múltiples personajes.

-Preferiblemente sin inclusión de diálogos.

-Imposibilidad de tramas complejas.

-Ver el corrector de Word como una ayuda o complemento, pero nunca, como algo definitivo.


Efectivamente, en tan pocas líneas de texto deberemos limitarnos por necesidad a un sólo personaje o a lo sumo dos.
El relato deberá ser en principio sin diálogos por conveniencia nuestra, ya que emplearíamos las cien palabras casi sin haber empezado.
Lo ideal será narrar un único hecho (suceso) o idea, abandonando en la medida de lo posible todo lo superfluo e innecesario, como pueden ser las descripciones físicas. Si éstas no son determinantes, será mejor obviarlas.


¿VEMOS  EJEMPLOS?

 LAS VACACIONES

 Por primera y quizás única vez, tenía prisa. Ni todas las monedas del mundo serían suficientes para comprar su calma. Se iba de vacaciones.

Elevó su guadaña al Cielo y de un certero golpe sesgó la vida en la Tierra. El mundo se tiñó de rojo y mientras se empapaba de sangre y lo cubría todo, La Muerte riendo a la nada hizo sus maletas. (67 palabras)

 LAXITUD

 La mujer que había dentro de mí hizo que quisiera renegar de mi misma, de mi naturaleza escondida, oscura, perversa e incluso demoníaca.

Durante un tiempo que careció de reloj y marcaba desazón qué no segundos, luché con ella… deseaba vencer mi resistencia, salir a la calle y gritar al mundo que me había subyugado, que era libre de hacer cualquier cosa por inmoral o prohibida que fuese. Me atormentaba una y otra vez pidiéndome cediese en mi debilidad.

Desperté de mi sueño libidinoso, toda sudorosa, envuelta entre jirones de sábanas.

Me levanté y santiguándome ante el crucifijo de la pared, me vestí el hábito. (105 palabras)

   

vamos a escribir-posdata
Ilustración:Luis García Orihuela

MANCHAYPUYTU

Dice la leyenda,  que el Hampikuq de Potosí (el curandero), ya habiendo sepultado a su amante y movido por el amor que la profesaba, una noche de frió invierno abandonando su  choza, la desenterró. 

—Me haces falta, vamos a cantar esta noche.

Con la tibia de su amante fabricó una flauta, la cual, introducida en un cántaro le permitió tocar las melodías más tristes, lúgubres y profundas que nunca antes se oyesen por el altiplano Boliviano.

 Entré en casa. Mi mujer dormía, y su pierna asomaba entre las sábanas. Que bonita tibia, pensé… (93 palabras)

REGLAS:

Para algunos escritores es preocupante el que puedan piratearles sus textos y lo registran todo en páginas de pago para garantizar sus derechos de autor. Si estamos empezando a escribir, esto puede ser bastante oneroso para nuestro bolsillo, y será bastante difícil bajo mi punto de vista, que alguien quiera plagiar nuestra obra. No obstante es algo a tener en cuenta y decidir que es lo que más nos conviene. 

Elijamos la opción en Word de justificar texto para darle un acabado más profesional.

En los concursos suelen especificar si el texto del título se incluye o no en el total de palabras. Lo normal es que solo se cuente el texto del relato.

Igualmente en las bases nos indicarán entre otros datos el tipo de letra que debemos de emplear y el tamaño. Lo normal será Arial o Times New Roman, tamaño 12, y espaciado a doble ancho, con el texto justificado.

RECURSOS:

 Microsoft Word - Programa de escritura de uso más extendido y aceptado por todo el mundo.
Wordreference – Diccionario que nos servirá para resolver todas las dudas sobre los significados de aquellas palabras en los que no estemos seguros de su significado, buscar sinónimos más adecuados etc.
Rae – (Diccionario de la Real Academia Española) – Consultas de nuevas palabras y definiciones en general.
Escritores.org – Información de concursos literarios. Podéis suscribiros y recibiréis en el correo electrónico toda la información puntualmente. Se muestra por meses y podéis elegir parámetros, como el de concursos que sean únicamente online. Es muy completo.


CONSEJOS:

 Los relatos breves son muy interesantes para ir cogiendo soltura en el mundo de la escritura. En lo que nos llevaría semanas o meses de hacer un relato largo, en estos más breves podremos enfrentarnos a decenas de historias distintas.

El participar en concursos literarios es más un reto, un aliciente y una forma o método adecuado para organizarnos sabiendo tenemos una fecha de entrega.

Los relatos al ser breves, nos permite disponer de la libertad de desecharlos y volver a empezar otros nuevos sin caer en la perdida que nos supondría de tratarse de un relato de ocho o diez páginas.

MI MÉTODO:

 Escribo sin estar pendiente del número de palabras que llevo escritas hasta el momento. Como ya hemos podido ver en mis mini relatos anteriormente, partimos sabiendo que no serán más allá de doce o quince líneas, así que tranquilos.

Cuando la historia ya la tengo concluida y a mi gusto, es el momento en que reviso el total de palabras que he usado. A partir de ahí es cuando empieza, se puede decir, el verdadero trabajo, eliminar todo lo superfluo, los circunloquios, y como se suele decir ‘ir al grano’. Es el momento adecuado para soltar como diría Jack el Destripador un ¡Vayamos por partes! Y hacerle una liposucción a nuestro relato. 

Es posible que un mini relato no haya forma humana de reducirlo a la cantidad asignada de palabras, pero… seguiremos teniendo un relato terminado que es lo importante, y a partir de ese momento podemos olvidarnos de los recuentos y centrarnos ahora en añadir más datos a la historia que la haga más consistente y creible.

 

 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias