POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

La farmacia que se convirtió en museo

Bienvenidos al museo del Hospital Central de Oporto, Portugal.

Sociedad 21/03/2021 CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
farmacia-museo-posdata-digital-press
Fuente:Diario el viajero

POSDATA Digital Press | Argentina

Bienvenidos al museo del Hospital Central de Oporto, Portugal. Cuando esta antigua farmacia hospitalaria cerró en 2013 ya parecía un museo, así que la convirtieron en uno.

Más de dos siglos de historia
El hospital de la Universidad de Oporto funciona desde hace más de 200 años. Después de la reciente incorporación de una instalación médica moderna, parte del hospital se ha convertido en un museo que celebra y explora la historia de la salud y la medicina en Portugal.

Su primera función fue la de hospital de aislamiento, que albergaba a los pacientes en cabañas de madera temporales que se quemaron cuando terminó la epidemia.

Durante muchos años se utilizó para el tratamiento de la tuberculosis. Mucho más tarde, un impresionante hospital con fachada de piedra, diseñado en estilo palladiano por el arquitecto inglés John Carr, quien también diseñó The Crescent en Buxton, fue construido entre 1790 y 1864, y ahora el edificio está adosado a un moderno hospital en la parte trasera.

El antiguo edificio recibió el nombre de Hospital de Santo Antonio

Cuando se estableció el cierre de la histórica farmacia del hospital, la dirección del hospital decidió crear un pequeño museo. Además de la dispensación, la farmacia solía fabricar sus propios medicamentos. En el pasado, estos se basaban a menudo en medicamentos a base de hierbas.

El museo se distribuye en dos salas, siendo la principal el antiguo dispensario que entregaba medicamentos tanto a los pacientes hospitalizados como al público en general. Aquí verás ejemplos de medicamentos en sus viejos frascos de almacenamiento. Muchos de los compuestos utilizados se considerarían demasiado tóxicos para su uso actual.

La segunda sala es una pequeña área de fabricación con una prensa de tabletas y otros artefactos, incluido un pequeño autoclave para esterilizar varios artículos pequeños, microscopios, balanzas y un juego de botellas de goteo de plasma.

No es un museo grande, pero ciertamente vale la pena la media hora que se necesita para echar un buen vistazo.

Con todo, si buscamos la farmacia más antigua de Europa debemos encaminar nuestros pasos hacia otro lugar bien distinto. Si bien no todas las fuentes se ponen de acuerdo, las más antiguas son las siguientes:

Una antigua botica de Dubrovnik (Croacia), que data supuestamente de 1391.

Una botica de Tallin, capital de Estonia (Farmacia de la Plaza Mayor), fechada en 1422 como las farmacias más antiguas de Europa.

Farmacia Esteva: de la única que se dispone de documentación sobre su origen y cuyos datos parecen ser más fiables. Es una farmacia situada en el pequeño municipio español de Llivia.

Fuente:Diario el viajero

Te puede interesar

Boletín de noticias