POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

El humo de cigarro en la ropa puede contaminar el aire de espacios cerrados

Los compuestos del humo del cigarrillo al estar en un sitio cerrado, vuelven a liberarse y se esparcen por el aire.

Salud CVA  Producciones Integrales CVA Producciones Integrales
El humo del cigarrillo
Foto:crispy

POSDATA Digital Press | Argentina

Los efectos nocivos para la salud que tiene el consumo de cigarros ya han sido abordados infinidad de veces en múltiples investigaciones. Para el momento, está claro que la adictiva nicotina puede hacer que poco a poco vayamos contaminando todo nuestro sistema respiratorio.

Asimismo, también se ha descubierto que quienes se encuentran cerca de una fumador pueden verse afectados por el humo y la nicotina (fumadores pasivos). Debido a ello, cada vez en más zonas públicas se están estableciendo restricciones para evitar exponer a los no fumadores al humo nocivo.

Sin embargo, esta investigación conducida por Roger Sheu del Departamento de Química e Ingeniería Ambiental de la Universidad de Yale nos ha abierto los ojos a una nueva amenaza de salud proveniente, otra vez, del humo de los cigarrillos.

Fumadores de tercera mano

El humo atrapado en la ropa de los fumadores puede contaminar el aire de los espacios cerrados que visiten.
Como lo mencionamos, ya se tiene claro que existen los fumadores pasivos o de segunda mano que no consumen directamente el producto pero deben lidiar con sus consecuencias. Ahora, también queda claro que esta transmisión de compuestos dañinos para el organismo puede llegar hasta un tercer nivel.

Dicho nuevo nivel implica la transmisión de los compuestos del humo de cigarro a través de los sistemas de ventilación de los lugares públicos y las partículas que pueden quedar atrapadas en la ropa de los fumadores.

Estas, al estar en un sitio cerrado, vuelven a liberarse y se esparcen por el aire. Luego, los propios sistemas de ventilación al hacer su trabajo para mantener el flujo de aire terminan por hacer que las partículas del humo se dispersen por todo el ambiente. Al final, incluso con solo un fumador en la habitación –que ni siquiera esté consumiendo un cigarrillo en el momento–, todos los presentes terminan por inhalar parte del humo dañino.

Los componentes nocivos se mezclan con el aire

Para la investigación, Sheu y sus colegas se encargaron de medir los volúmenes de compuestos nuevos que aparecían en el aire. Con esa meta, hacían un registro cada vez que una persona entraba a una sala de cine designada que ellos monitoreaban.

Rápidamente fueron capaces de notar, a través de la espectrometría de masas, que cuando un fumador entraba a la sala, el aire llegaba a contaminarse con variados y dañinos compuestos de los cigarrillos.

Entre los elementos más encontrados circulando en la sala (además de la nicotina) se encontraron algunos compuestos orgánicos volátiles como el benceno y el formaldehído. Un detalle que los caracteriza es que ambos son altamente tóxicos para el organismo.

Los no fumadores continúan expuestos

En consecuencia, este tipo de sustancias viajan por el aire y se esparcen hasta llegar a los pulmones de todos los asistentes. Dentro de la investigación, vieron que la cantidad de fumadores en la sala influía drásticamente en los niveles de contaminación del aire.

Al final, la sala de cina se convertía en un campo de creación de fumadores pasivos de tercer nivel. Los efectos del aire contaminado de la misma podrían llegar a ser similares a lo que haría el humo directo de entre 2 y hasta 10 cigarrillos a un fumador pasivo habitual.

Con esto, queda claro que estas situaciones nuevamente ponen en riesgo la salud de los asistentes no fumadores. Asimismo, dejan ver que, a pesar de que ya se han hecho esfuerzos por regular el consumo de cigarrillos en espacios públicos, tal vez sea necesario pensar en nuevas estrategias.

¿Y los cigarrillos electrónicos?
Para esta oportunidad, los elementos más evaluados fueron los cigarrillos comunes. Por lo que, no existe una respuesta concluyente con respecto a los ahora tan populares vapers. Sin embargo, los científicos no descartan que ellos también puedan ser promotores de la contaminación por humo de tercera mano.

Ya que muchos de estos productos también contienen nicotina, es muy probable, a los ojos de los científicos, que ellos también puedan dejar residuos sobre la ropa que puedan seguir contaminando el aire aunque ya no se esté vapeando. No obstante, para poder tener una respuesta más clara ante este caso particular, sería necesario hacer una investigación más a fondo enfocada en los mismos.

Fuente:tekcrispy

Te puede interesar

Lo más visto

Modo avión-posdata-digital-press

Modo avión: programa de radio

PROGRAMA DE RADIO.-Nuevas vías de contacto para ver y escuchar a Eduardo Servente, columnista de opinión en Posdata Digital Press.`

Boletín de noticias