POSDATA DIGITAL POSDATA DIGITAL

Desde mi trinchera con amor

La mirada del autor sobre la pandemia que nos aisló físicamente para unirnos desde otro lugar.

El Arca de Luis Luis García Orihuela

Desde mi trinchera con amor-posdata digital press Foto:el mundo

POSDATA Digital Press | Argentina

Luis García OrihuelaPor Luis García Orihuela | Escritor | Poeta | Dibujante

 

Algo infinitamente más pequeño e invisible que el covid-19 (no pienso darle la importancia de nombrarlo en mayúsculas) me dice que he de hacer algo al respecto. Ese algo es escribir y he de hacerlo no como un cronista de actualidad, un periodista, etc. Tan solo contando mi punto de vista desde la trinchera de mi casa. Mi percepción o intuición según sea el caso.

 En esta sociedad tan moderna en la que vivimos, nos hemos propagado los seres humanos con la misma fluidez y celeridad que el virus. Hay compatriotas españoles repartidos por todo el mundo. Unos por imperiosa necesidad, otros por la posibilidad económica de que disponen, la cual les permite recorrer el mundo. Y eso está bien. Lo mismo ocurre en el resto de países de toda Latinoamérica. Todos viajamos en el mismo cesto.

 A través de las redes sociales me llega información de México, Argentina, Chile, etc. No solo hay una pandemia generalizada, también existe de forma extendida otra ‘Pandemia compuesta de gobiernos corruptos, capitaneados por dictadores que en palabras sencillas he de decir que nada les preocupa lo que esté pasando a su pueblo, a su gente. Tan solo les interesa, les importa, el perpetuarse en el poder, el jugar a ser la ley. En definitiva sentirse dioses y engrosar sus arcas con miles de millones de euros.

 Para todos aquellos que están al otro lado de la política en el poder, es ahora su gran momento. En este presente que vivimos es fácil recurrir desde la oposición a la crítica. «Si haces por que haces, y si no haces por no haber hecho». El papel de la oposición siempre es más sencillo de llevar a cabo, una parte de la población siempre está dispuesta a querer cambios y estar en contra de lo que hay.

 En los primeros días de cuarentena en España, es cierto se dieron oleadas de ciudadanos que movidos por el miedo de la información acudieron a los supermercados y tiendas de barrio, pequeños comercios, a llenar los carros de comida más allá de las necesidades (En su mayoría personas no acostumbradas a comprar en grandes cantidades cada mes). En ese primer momento no hubo forma de hacer entender a nadie que comida no iba a faltar… Hoy uno de abril, puedo dar fe de haber bajado a las tres de la tarde, y solo hacer cola detrás de tres personas. Sale uno, entra otro. Así de fácil. En la acera hay pintadas franjas amarillas para indicar desde dónde debemos posicionarnos. El resto, es entrar con guantes, añadirte gel desinfectante y hacer una compra lógica y coherente, sin llegar a quitar productos de los carros ajenos como algún otro caso que se ha llegado a dar.

 Las cadenas de televisión españolas (en su afán periodístico informativo) No dan otro tipo de noticias que no sean las del mapa de infectados, muertos y dados de alta cuán parte de guerra diario se tratase. No hay otro tipo de noticias. ¿Alguien recuerda el problema independentista por el que atravesaban los españoles con la independencia de Cataluña? Apenas se menciona, ya no se habla del artículo 155 de la Constitución de 1978, sin embargo ha vuelto a la pequeña pantalla la Bolsa, la Prima de riesgo, y hemos aprendido que había algo llamado ERTE (Expediente de regulación temporal de empleo) mediante el cual y cumpliendo unos requisitos (empresas de menos de 100 trabajadores pueden solicitarlo si alcanza a un mínimo de 10 trabajadores, por ejemplo –percibiendo así un 70% del sueldo durante el primer año) 

 El ciudadano conforme pasan los días de cuarentena va poco a poco entrando en razón, y tan solo son las anécdotas de unos pocos las que nos llegan a nuestro conocimiento. Gente que se considera por encima de los demás siempre la ha habido y la habrá. No me cabe la menor duda.

 ¿Es todo esto una plaga bíblica? ¿Es el planeta Tierra (al que llamamos nuestro) reclamándonos su propia sanación? No lo se, y dudo alguien lo sepa. Lo que si me consta es que hoy, dentro de las desgracias que estamos padeciendo, los aires son más limpios, las aguas mas cristalinas, la contaminación desciende… ¿nos hará todo esto reflexionar? Así lo espero.

 

Mis libros publicados en Amazon

Te puede interesar

Belleza-posdata-digital-press

Belleza

Jorge Alberto Rampinini
La Palabra

Desde que Alexander Gottlieb Baumgarten utilizó la palabra Estética en el plano filosófico como ciencia de lo Bello, a la misma se la unió al Arte.

Lo más visto

Belleza-posdata-digital-press

Belleza

Jorge Alberto Rampinini
La Palabra

Desde que Alexander Gottlieb Baumgarten utilizó la palabra Estética en el plano filosófico como ciencia de lo Bello, a la misma se la unió al Arte.

Boletín de noticias